Las sentadillas “perfectas” no existen, cada quien debe hacerlas diferente

Loretta Chantiri

A muchos nos ha ocurrido que al ir gimnasio e incursionar en la “disciplina” del peso libre, nos topamos con todas las técnicas para cargar pesas, principalmente cuando se trata de hacer pierna, y muy en específico a la hora de hacer sentadillas, las cuales, está científicamente comprobado que cada persona debe hacerlas de diferente forma, todo de acuerdo a su anatomía.

Existe una forma rigurosa de hacer sentadillas, principalmente por el cuidado que se le debe dar a la espalda y zona lumbar, la cual suele ser la más lesionada a la hora de cargar peso de forma inadecuada, sin embargo, no existe una forma correcta de hacer estas flexiones que le sirva a todos.

Debemos de entender que este ejercicio depende de la comodidad de cada persona. Seguro has notado, o te ha ocurrido que algunas dirigen las puntas de sus pies hacia afuera, otras sufren para hacer sentadillas profundas, y mientras hay quienes pueden hacer el famoso ejercicio “pistolas” (sentadillas profundas con una sola pierna), para otras es imposible hacerlas.

Esto se da por simple anatomía de cada persona, más allá de la flexibilidad, fuerza, musculatura y demás.

(Foto: Unsplash)

Por ejemplo, si hablamos de la cadera, sabemos que este hueso cuenta con una cavidad en la pelvis llamada acetábulo, la cual embona con la cabeza del fémur. El movimiento de la “bola” del femur dentro del acetábulo es lo que nos permite realizar una sentadilla, sin embargo, las dimensiones que componen esta articulación pueden variar por simple naturaleza en cada individuo lo que lleva a que no todos pueda realizar la flexión de igual forma.

Cuando a alguien se le complica hacer una sentadilla en el gym, y sus pies giran hacia afuera, o tiene las piernas demasiado separadas, o lo que sea, de inmediato el entrenador o cualquier otra personas chismosa alrededor querrá corregirlo mencionando cosas como “tus caderas están muy apretadas, las piernas a la altura de los hombros, necesitas trabajo de movilidad”. Claro que no toman a consideración las variantes anatómicas de la persona.

Todo queda muy claro en la foto a continuación donde podemos ver dos fémures de dos personas diferentes. Uno presenta una cabeza que apunta más hacia arriba y el otro más hacia abajo. Por supuesto que estas dos personas no podrían realizar una sentadilla de la misma forma.

(Foto: Cambiando el Juego)

La siguiente fotografía es otro claro ejemplo pues como podrás apreciar, los ángulos en los que apunta la cabeza del fémur entre estas dos personas es distinto. Por el tamaño y la separación que se genera, una de estas personas sufrirá de un bloqueo del hueso cuando intente hacer una sentadilla con los pies cercanos mientras que la otra persona podrá hacer sentadillas con los pies cercanos sin ningún problema. Por otra parte, una podrá hacer sentadillas con las piernas abiertas sin problemas mientras que el otro experimentará dolor al hacerlo.

(Foto: Cambiando el Juego)

Si analizamos la cavidad de la pelvis en la cadera, también encontraremos grandes discrepancias entre una persona y otra. Por ejemplo, en la siguiente imagen, podemos ver que en la pelvis de la izquierda, la cavidad está apuntando hacia el frente. Esto quiere decir que la persona de la izquierda podría hacer una sentadilla con los pies cercanos a diferencia de la persona de la derecha, quien no podría hacerla. Simplemente su estructura anatómica no se lo permitiría.

(Foto: Cambiando el Juego)

En conclusión, ninguna persona hace las sentadillas de forma idéntica a otra y no debería de existir una forma única y perfecta de realizarlas. Habrá quienes se sientan mejor haciendo la sentadilla con los pies más juntos y habrá quienes se van a sentir mejor al hacer con los pies más separados, y esto no tendrá nada que ver con los músculos o articulaciones apretadas, sino con la estructura anatómica de cada ser.

Claro que hay técnicas y tipo de sentadillas para trabajar, por ejemplo, distintas zonas del cuadricep o de los glúteos como la sentadilla sumo, sin embargo, incluso dentro de las variaciones de este ejercicio, cada quien la realizará de forma diferente, según se acomode su articulación de la cadera y la cabeza del femur.

Reiterando un poco lo que se comentó al inicio, de los que más debe preocuparse una persona a la hora de hacer una sentdailla es que, si carga pero libre, o cualquier tipo de peso, deberá posicionar de forma correcta la espalda para no sufrir fuertes lesiones que puedan resultar fatales.

(Foto: Unsplash)

Finalmente, cuando se trate de saber qué posición y/o técnica es la mejor, siempre la mejor recomendación será consultarlo con un experto.

¿Crees que exista solo una forma perfecta de hacer sentadillas?

Con información de Movement Fix y Cambiando el Juego.

Escrito por
Loretta Chantiri

Relacionadas