Hábitos comunes que dañan tus pulmones: ¡Evita enfermedades respiratorias!

Loretta Chantiri

En todo momento requerimos de nuestros pulmones para poder respirar, oxigenar la sangre, el cerebro y poder realizar nuestras labores del día a día, sin embargo, existen hábitos bastante comunes que, en un lapso no muy largo, pueden dañar gravemente nuestros pulmones provocando así enfermedades respiratorias y a consecuencia, más problemas de salud.

Según Medline Plus, respiramos aproximadamente 25 mil veces al día, cantidad que se aumenta a la hora de hacer ejercicio ya que los pulmones llevan más oxígeno al cuerpo para proporcionar energía y eliminar dióxido de carbono, además, de que nos mantenemos en forma.

Sin embargo, nuestro cuerpo se puede ver realmente afectado por los siguientes cinco hábitos los cuales, pueden ocasionar enfermedades pulmonares así como debilitar las vías respiratorias, aún haciendo ejercicio.

5 hábitos comunes que dañan los pulmones

Fumar

Quizá entre horas laborales, en el tráfico o en cualquier otro momento del día, con tal de deshacerse del estrés, la tensión y la ansiedad, un cigarrito parece la gloria pues vaya que puede ser “relajante”; no obstante, es bien sabido que fumar mata, eso sin mencionar que es terriblemente adictivo.

No por nada es uno de los primeros factores de enfermedades pulmonares, y no cualquier enfermedad, sino la aparición de cáncer en los pulmones o EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

Si bien dejar de lado el cigarro, en específico la nicotina, puede ser bastante complicado, aumenta la calidad de vida considerablemente.

No limpiar correctamente la casa

Suena poco creíble pero no limpiar bien el polvo, el moho, polen que se mete del exterior y la caspa y pelo de las mascotas puede dañar seriamente los pulmones a largo plazo ya que todas estas partículas se van quedando en las vías respiratorias impidiendo la correcta circulación de oxígeno, por ello, lo ideal es limpiar la casa todos los días para evitar daño pulmonar y una posible afección respiratoria.

Fumar cigarrillo nunca ha sido bueno. | Foto: Freepik

No beber suficiente agua

Es de suma importancia beber los famosos dos litros de agua al día como mínimo, y con agua no cuentan ni el café, los jugos o refrescos, sino agua simple ya que esta ayuda a evitar que las mucosidades se adhieran a las vías respiratorias y por ende, a evitar enfermedades pulmonares.

Al beber agua suficiente no solo limpiamos los riñones y eliminamos toxinas de nuestro organismo, sino también limpiamos y fortalecemos los pulmones.

Consumir alimentos altos en grasa

No esta para nada mal darse un gustito de vez en cuando, ya sea entre semana o los fines de semana una rica hamburguesa, unos tacos dorados de barbacoa o una pizza con extra queso.

Lo malo es cuando este tipo de comidas se vuelven un hábito, puesto que los alimentos altos en grasa no solo dañan las arterias y la salud cardiovascular, sino que también pueden dañar la circulación de oxígeno creando así daño a los pulmones y enfermedades respiratorias.

Esta comida tan grasosa, tal como la manteca de cerdo, carnes rojas, comida muy procesada o la mantequilla, favorece la aparición de ataques de asma, por ejemplo.

Y sin duda comer lo que nos gusta puede traernos diferentes beneficios tanto físicos y hasta psicológicos, no obstante, es recomendable llevar una dieta balanceada donde incluyamos alimentos como frutas y verduras ricas en vitamina C y E como los cítricos, aguacate, frutos secos, guayaba, perejil, pimientos, brócoli, kiwi, entre otros, ya que estos alimentos sirven para fortalecer los pulmones y evitar enfermedades.

No hacer suficiente ejercicio

El ejercicio aunque a muchos nos cueste la vida hacerlo, es indispensable para la salud tanto cardiovascular como cerebral, del sistema nervioso y por supuesto pulmonar. Por lo que llevar una vida sedentaria puede afectar nuestra función respiratoria y de otras zonas del organismo, además de que promueve el sobrepeso y la flacidez en la piel.

Se recomienda al menos una sesión de 40 minutos cuatro días a la semana donde se combinen ejercicios de cardio, fuerza y elasticidad.

***

Para más notas de salud, no olvides darle like a nuestra página de Facebook.

Escrito por
Loretta Chantiri

Relacionadas