Estos son los errores al hacer dieta por los que no logras bajar de peso

Leilani Díaz

Todos hemos visto en internet casos de personas que con un poco de dieta y ejercicio logran cambios sorprendentes en su cuerpo y en muy poco tiempo. Entonces, nos comparamos. Nos convencemos de que es culpa de nuestro metabolismo y nos repetimos una, y otra vez, “¿por qué a mí no me funciona? Seguro es mi tipo de cuerpo; eso no lo puedo cambiar”.

Lo más probable es que estés cometiendo algunos errores que no te dejan progresar, y que muy seguramente, ni siquiera sabes que está mal.

Te enfocas en el número de calorías

Te pasas horas en el supermercado mirando las etiquetas de los alimentos, buscando los que tengan menos calorías. ¡Error!

No necesariamente comer solamente alimentos bajos en calorías te ayudará a bajar de peso; por el contrario, puede resultar contraproducente pues después, a tu cuerpo le costará más trabajo perder esos kilos de más.

Por otra parte, fijarte más en las calorías que en el tipo de alimento que consumes es un error muy común. En realidad, de nada te sirve comer galletas “bajas en calorías”, si no estás consumiendo frutas y verduras “por los carbohidratos y azúcares” que contienen, cuando en realidad estos alimentos sí te aportan nutrientes y grandes cantidades de fibra, la cual -irónicamente- puede ayudar a que tu cuerpo absorba menos calorías.

Enfócate en comprar alimentos no procesados, esos serán tus mejores aliados.

Crees que la dieta es algo temporal

Muchas personas piensan que hacer dieta es una cosa que realizas durante un par de meses, y abandonas una vez que has logrado bajar de peso. Este es otro de los errores más comunes, pues la dieta es más bien un estilo de vida, es aprender a comer mejor y a tener buenos hábitos alimentarios de por vida.

Esto tampoco significa sufrir ni pasar hambre, sino que como te mencionaba, debes aprender a cambiar de hábitos por otros más saludables.

De lo contrario, aunque logres bajar de peso todo lo que hayas querido, es probable que después sufras rebote.

Restringes y luego “compensas”

Ok, a todos nos ha pasado. Llevas haciendo la dieta a la perfección cuando de pronto, llega tu pareja con unos taquitos a los que te resulta imposible decir que no; entonces, te empiezas a sentir culpable y lo “compensas” dejando de comer.

Esto, además de ser un error que te imposibilita de poder bajar de peso, también te puede llegar a dañar la salud.

No se trata de que seas una persona perfecta, todos podemos caer ante unos taquitos de vez en cuando. Pero aunque lo mejor será que intentes decir NO, si ya lo hiciste, ¡disfrútalo! Déjate de culpas y de maltratar a tu cuerpo como castigo.

En todo caso, lo recomendable es que el 90% del tiempo sigas a la perfección la dieta, y otro 10% del tiempo puedas comer lo que quieras sin culpa, así que si estás seguro o segura de que has hecho todo al pie de la letra, entonces no sientas culpa y come con todo el placer del mundo esa quesadilla que tanto te apetece.

Dieta… sin ejercicio

Si estás intentando bajar de peso, pero detestas ejercitarte, lamento decirte que no llegarás lejos. Recuerda que ambas partes se complementan, y aunque es mucho más importante llevar una dieta balanceada para lograr perder los kilitos extras, moverte es fundamental hasta para tu salud.

Puedes empezar por hacer 30 minutos de ejercicio diario y poco a poco irlo aumentando hasta que completes tu rutina. O si cuentas con poco tiempo, puedes optar por hacer rutinas de HIIT o Tábata, que es cardio intenso y en la mitad de tiempo quemas la misma cantidad de calorías.

Pero lo más importante de todo es que te vayas enamorando del proceso y de tus nuevos hábitos. Comer mejor, hacer ejercicio, tomar mucha agua… cuando lo hagas de manera natural, verás que los resultados llegarán más rápido y sin tanto sufrimiento.

Escrito por
Leilani Díaz

Relacionadas