¡Va por la maestría! Felipe Espinoza, el abuelito de 85 años que se tituló como Ingeniero

Alejandra Chavarria

El mundo siempre muestra una faceta complicada en el día a día, por lo que siempre resulta sumamente alentador conocer las historias de éxito y superación de las personas. Por ello, esta vez te inspiraremos a ir por más al conocer la historia de Felipe Espinoza, un hombre que se hizo viral por los motivos correctos.

Don Felipe es un hombre de 85 años que a pesar de su edad decidió seguir buscando formas de salir adelante, para muestra de su perseverancia, después de cuatro años de arduo trabajo y disciplina logró titularse como Ingeniero en Procesos de Gestión Industrial.

La vida de este abuelito de 85 años no ha sido fácil, desde los siete años tuvo que comenzar a trabajar para ayudar a su madre, posteriormente en la edad adulta se enfocó en mantener a sus cinco hijos.

Ahora que es Ingeniero, busca ir por la Maestría | Fuente: Twitter @Casa Azul

Esa actitud de superación es la que mantuvo a Felipe Espinoza fiel a su búsqueda por ser un profesionista con poco más de ocho décadas a cuestas, el hombre se recibió de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y sin duda el 2020 también fue todo un reto para él.

Felipe Espinoza pone el ejemplo a las nuevas generaciones

Debido a la pandemia este hombre adulto mayor tuvo que aprender a lidiar con la tecnología, pues uno de sus semestres para recibirse fue impartido mediante la vía digital; sin embargo, eso no fue impedimento para Don Felipe.

“Con anterioridad compré el celular, bien bien no se pero ahí estoy tecleando, a ver si me da por otro lado pero ahí voy, también tengo mi compu. Ya iba yo con mis amigos y me echaban la mano”, contó el hombre a Noticieros Televisa.

Este hombre es todo un ejemplo de superación, conoce más de Don Felipe | Fuente: Twitter @Casa Azul

La historia de este Ingeniero en procesos de gestión industrial ha llamado mucho la atención, pues además de su dedicación a las clases se sabe que no la pasó fácil para costear su carrera universitaria.

Para pagar su licenciatura el hombre tuvo que vender los viernes aguacates y chiles en el tianguis de Puebla, pero esto no fue un impedimento para él; al contrario, revela que siempre ha buscado formas de salir adelante.

“Yo he trabajado también como albañil, de todo, sé también de mecánica como manejaba; yo nunca me he quedado en la carretera, nunca de los nunca”, contó el hombre al medio.

¿Lo mejor? Ahora el abuelito de 85 años se prepara para comenzar a estudiar la Maestría. ¡Sin duda es todo un ejemplo!

 

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas