Profeco: Las 6 peores marcas de jamón para el lunch de tus hijos

Belem Capetillo
peores marcas de jamon

Dar con productos que no cumplen lo que prometen es uno de los principales objetivos de Profeco y, una vez más, lo cumplieron. Estas son las 6 peores marcas de jamón para el lunch de tus hijos en este regreso a clases, afectan tus finanzas y también su salud.

La Procuraduría Federal del Consumidor busca proteger y defender los derechos de las y los consumidores con información oportuna para la toma de decisiones. El Laboratorio Profeco reporta los estudios de calidad de diversos productos y servicios comparando su contenido con la promesa de marca.

Y es que, en más de una ocasión, la publicidad y el etiquetado de los productos no son más que un engaño. En este regreso a clases y con muchísimos papás detrás de alimentos de calidad a buen precio, Profeco exhibe a las marcas de jamón que no contienen lo que dicen y que deberías evitar para el lunch de tus hijos. 

peores maras jamon profeco

No contienen suficiente carne | Foto: Freepik

Las 6 peores marcas de jamón, según Profeco

Nada más rico y práctico que un sándwich para el recreo y, aunque puede prepararse de muchas maneras, el jamón y el queso siguen siendo los ingredientes favoritos de los niños para saciar el hambre. Tú eliges productos con mucho cuidado para nutrir a tus hijos, pero quizá te estén ‘viendo la cara’.

La Profeco descubrió que son varias las marcas de jamón que incumplen con el porcentaje de carne que deberían contener para ser considerados como tal. Luego de realizar 570 pruebas a 44 marcas, este fue el resultado:

marcas de jamon no cumplen

Algunas contienen soya y no lo especifican | Foto: Freepik

  • Galy. Este jamón cocido de cerdo contiene 51.5% de carne, cuando el mínimo indispensable establecido en la NOM-158-SCFI-2003 es de 55%.
  • Duby. Es jamón cocido de pavo, pero también contiene menos carne de la requerida.
  • Sparta. Se publicita como jamón cocido de pavo, pero contiene pollo, por lo que no debería llamarse jamón.
  • Bafar. El jamón de pavo contiene 4.6% menos producto del que promete.
  • Bafar. El jamón cocido de pavo contiene 4.7% menos producto del que promete.
  • Lala Plenia. Este jamón virginia de pavo no especifica el porcentaje de proteína de soya que contiene.

También identificaron marcas que, aunque cumplen con la cantidad de carne necesaria para denominarse jamón, añaden soya a sus productos sin que se especifique en su etiqueta.

  • Capistrano.
  • Fud.
  • D’Héctor.
  • Galicia.
  • Kir.
  • Zwan.

Por último, la marca San Rafael contiene suficiente carne, pero añade almidón a su producto y tampoco lo indica en su etiquetado. Sin importar si se trata de jamón económico, comercial, preferente, fino o extrafino, las marcas están obligadas a cumplir lo que prometen.

El engaño de estas marcas daña tus finanzas y hasta la salud de tu familia.

***

No te pierdas el mejor contenido de Viviendo en Casa en YouTube.

Escrito por
Belem Capetillo

Relacionadas