No te tocan patanes: Expertos explican por qué repites patrones tóxicos en tus relaciones

Alejandra Chavarria

Cuando se trata de las relaciones interpersonales, en especial las de pareja, sabemos que podemos caer en ciertas actitudes dañinas que por alguna razón seguimos reproduciendo, a pesar de que ya sabemos lo negativas que son para nuestro bienestar y la de otros. Pero ¿por qué seguimos haciéndolo? Los expertos explican por qué repites patrones tóxicos en tus relaciones.

Lo primero que debes saber es que, de acuerdo con la psicología, algo que se repite supone hacer una acción varias veces porque nos provoca placer. Sin embargo, aunque parezca contradictorio, está repetición también puede tratarse de una situación dolorosa.

Pareciera que lo destructivo es algo de lo que todos queremos huir, no obstante, en las relaciones sociales y amorosas ocurre todo lo contrario. Está comprobando que podemos empezar a desarrollar un patrón tóxico al momento de comportarnos.

relaciones tóxicas

Si las relaciones tóxicas son una constante en tu vida, toma esto en cuenta. | Fuente: Pexels

Muchos tienden a elegir parejas con las que construyen y repiten vínculos inestables, destructivos o patológicos. ¿Por qué no impiden la experiencia dolorosa y el aprendizaje que vuelvan a emerger las mismas configuraciones de relación? La ciencia tiene una explicación.

Este tipo de situaciones son más comunes de lo que crees y las causas son muy diversas dependiendo de la corriente psicológica que las analice.

Aprende desde el punto de vista de la Psicología sobre los patrones tóxicos en tus relaciones

Por ejemplo, los terapeutas conductuales consideran que estás repeticiones son malos hábitos que pueden tratarse a través del condicionamiento. Los psicólogos, por otro lado, ven estos casos como maneras irracionales de pensar que se pueden modificar.

Por su parte, los terapeutas psicoanalíticos ven en las experiencias de la infancia la tendencia a qué estás repeticiones se prolonguen en la vida adulta y eventualmente afecten cada una de sus relaciones.

Finalmente tenemos los procesos de desplazamiento o de proyección. La primera se refiere al trato de una persona como si fuera otra, como el padre o la madre. Mientras que la segunda sucede cuando la persona que te gusta tiene los mismos sentimientos que tú tienes.

La recomendación para tratar estos patrones en tu vida es crear una resistencia o fortaleza hacia ellos y trabajar en estratégias con tu terapeuta o psicólogo para evitarlos cada vez que quieran volver a surgir.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas