Gwyneth Paltrow y Chris Martin: el secreto para tener un divorcio con final feliz

Belem Capetillo
gwyneth paltrow y chris martin

Crecimos queriendo vivir una historia de amor del tipo “y fueron felices para siempre”, pero nadie nos dijo que también puede pasar también cuando una pareja se separa. Gwyneth Paltrow y Chris Martin tienen el secreto para tener un divorcio con final feliz.

Nadie se casa pensando que se va a divorciar, pero es una posibilidad y no podemos dejar que el dolor nos nuble la vista cuando queda claro que no hay más por hacer. No es un fracaso, es solo que hay algunos amores que cambian, evolucionan.

La actriz Gwyneth Paltrow y el vocalista de Coldplay, Chris Martin, vivieron un matrimonio feliz de 10 años y formaron una poderosa familia con dos hijos que son amados independientemente del estatus de la relación que hoy tienen sus padres.

secreto divorcio feliz

Siguen siendo una gran familia | Foto: Instagram gwynethpaltrow

El secreto de Gwyneth Paltrow y Chris Martin para tener un divorcio con final feliz

Paltrow y Martin se casaron en 2003, dieron la bienvenida a sus hijos, Apple y Moses y en 2014 comunicaron su separación. Seguro fue un golpe duro para la familia, tanto que la actriz de Iron Man declaró en una entrevista “Nunca quise divorciarme. En teoría, nunca quise no estar casada con el padre de mis hijos”.

Pero el tiempo pasa, las heridas sanan y hace apenas unos días se les vio juntos y felices en la graduación de preparatoria de Apple, su primogénita. Sonreían y compartían como el buen equipo que son.

A pesar de que seguro hubo momentos difíciles, Gwyneth Paltrow y su ex siempre se han visto cordiales y apoyando a sus hijos en todo momento. Son tan maduros que ella se lleva bien con Dakota Johnson, la actual pareja de Chris y él tiene una buena relación con Brad Falchuk, el esposo de Paltrow.

gwynethpaltrow chris martin se llevan bien

Gwyneth tiene una nueva relación | Foto: Instagram gwynethpaltrow

Gwyneth ha contado que el secreto está en el “desparejamiento consciente”, luego de los días malos se preguntó si podría su ex seguir siendo un miembro de la familia, si podría continuar queriendo lo mejor para ella, la respuesta fue “sí”.

Se puede ser una buena expareja, solo hay que intentarlo con mucho amor y empatía.

***

No te pierdas el mejor contenido de Viviendo en Casa en YouTube.

Escrito por
Belem Capetillo

Relacionadas