Diferencias entre un molcajete de piedra y uno de cemento: Uno de estos es tóxico

Pamela Rodríguez Ordaz
molcajete de piedra y de cemento

El molcajete es un utensilio básico que no puede faltar en las cocinas mexicanas, aún con la modernidad de las licuadoras y las procesadoras de alimentos, no hay como este instrumento de piedra para hacer unas salsas increíbles, sin embargo, no todos los molcajetes son iguales y sí, el resultado puede cambiar entre un material y otro, es por eso que hoy te revelaremos las diferencias entre un molcajete de piedra y uno de cemento: Uno de estos es tóxico.

Se trata de una herramienta de cocina que se usa desde la época prehispánica y que ha marcado a la gastronomía mexicana. Se trata de un mortero hecho de piedra en el que se machacan y muelen especias, vegetales y granos, pero en poca cantidad, pero eso sí, no hay electrodoméstico que iguale la consistencia de lo que es preparado en molcajete.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología (INAH) la palabra ‘molcajete’ proviene de las palabras en náhuatl ‘mollicaxtli’ y ‘temolcaxitl’, que significa ‘cajete para salsa’. 

Antes de usar un molcajete debe ser curado, es decir, hay que moler dentro de él unas semillas hasta pulverizarlas y luego enjuagar bien hasta que el agua salga clara. El método más usado casi siempre es usando un puño de sal de grano y un puño de arroz crudo o el puño de sal de grano con unos granos de maíz pozolero.

Molcajete de piedra y de cemento

Los materiales con los que están hechos los molcajetes de cemento pueden ser tóxicos a la larga | Foto: Instagram @terraza_marina/@Pexels

Diferencias entre un molcajete de piedra y uno de cemento: Uno de estos es tóxico

Molcajete de piedra

El original molcajete mexicano está hecho de piedra volcánica, tiene una apariencia más tosca y es más pesado, no es tóxico y su porosidad ayuda a que las salsas y otros platillos tengan esa consistencia que tanto nos encanta.

La mayoría de estos utensilios provienen del pueblo de San Lucas Evangelista en Tlajomulco, Jalisco, de Guanajuato, Michoacán, Puebla y el Estado de México.

Estos molcajetes se hacen con una picadera hecha de hierro forjado, primero se pica la piedra, luego se marcan las patas con un cincel y al último se hace el hueco donde va la comida.

Uno de los grandes problemas con estos molcajetes es que son prácticamente artesanales, así que no son tan fáciles de conseguir, es una herramienta que, en muchos casos, se hereda de generación en generación, pues son prácticamente irrompibles. 

Molcajete de cemento

Tiene una apariencia más lisa, suave y fina que el de piedra, además de un tono mucho más claro en comparación con el de piedra.

La ventaja es que estos molcajetes son mucho más comerciales y fáciles de encontrar, pero sin darle el mismo trato rudo que al otro, pues es mucho más delicado.

La peor parte de los molcajetes de cemento es que, a la larga, pueden llegar a ser tóxicos por los materiales con los que se elabora, aunque todo depende del uso que le des.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas