Conoce el origen del árbol de Navidad y su significado

Pamela Rodríguez Ordaz

La Navidad está cada vez más cerca, poco a poco comenzamos a desempolvar los adornos, luces y hasta cojines festivos de años anteriores, pero una de las tradiciones que más nos llenan de emoción es, sin duda, el arbolito, artículo que decoramos con mucho esmero para que luzca precioso y le dé vida a nuestro hogar, así que si quieres saber un poco más de este tema, hoy te contaremos el origen del árbol de Navidad y su significado.

Poner el arbolito es un momento mágico, sobre todo si hay niños en casa, la emoción crece cuando vamos colocando los regalos para nuestros seres queridos a los pies de éste, pero el árbol es más que una pieza decorativa, tiene un significado y un por qué.

El arbolito es una de las tradiciones navideñas favoritas en el mundo | Foto: Unsplash

Conoce el origen del árbol de Navidad 

De acuerdo con la leyenda, el árbol de Navidad nació en Alemania durante la primera mitad del siglo VIII. Cuando el evangelizador inglés, San Bonifacio, estaba discutiendo con unos druidas sobre el valor sagrado del roble, pues él decía que no, hasta esta parte coinciden todas las versiones, pero sobre lo que sigue hay muchas variaciones:

La primera versión señala que San Bonifacio cortó un fresno perenne (o árbol de la vida) y en su lugar plantó un pino. Otra versión señala que cortó un roble e hizo desaparecer todos a los alrededores, dejando solo un abeto, y dicho árbol comenzó a ser venerado como el abeto del niño Jesús.

Otra teoría señala que, cuando los primeros cristianos llegaron al territorio del norte de Europa se encontraron con una celebración que se realizaba en honor al nacimiento de Frey, el dios del Sol y la fertilidad. En dicha festividad había un árbol que simbolizaba el universo, llamado Yggdrasil, la copa era Asfard (morada de los dioses), el Valhalla (el palacio de Odín) y las raíces simbolizan el Helheim (reino de los muertos).

Cuando comenzó la evangelización cristiana esta tradición se transformó en el árbol de Navidad, un símbolo para celebrar el nacimiento de Cristo, cambiando por completo el significado de sus fiestas.

Una leyenda, un poco más tierna, cuenta que había un niño perdido que fue acogido por una pareja de ancianos leñadores, en agradecimiento, el niño cortó una rama de un pino para que lo sembraran y de ese árbol crecieron manzanas de oro y nueces de plata.

La tradición del arbolito de Navidad habría llegado a México junto con los emperadores Maximiliano y Carlota durante el Segundo Imperio Mexicano, y en 1864 mandaron a instalar un enorme árbol navideño, lo que provocó el asombro de la corte y toda la aristocracia que seguían todas las costumbres de los emperadores.

A pesar de que con la caída de Maximiliano en 1857 muchas costumbres imperiales se desterraron, la del arbolito de Navidad prevaleció y volvió a aparecer en 1878 cuando el general Miguel Negrete, influenciado por sus viajes a Estados Unidos, puso uno en su casa, cautivando a la prensa y el público en general.

Puedes decorarlo como más te guste y darle tu toque personal | Foto: Pexels

¿Por qué decoramos el arbolito?

Se cree que la tradición de adornar el árbol nació en el siglo XVIII, basado en varias costumbres, una de ellas de los germanos, quienes “vestían” a los árboles secos y sin hojas del invierno europeo con frutos para que los “espíritus buenos” que habitaban en ellos no se fueran.

Otra referencia indica que los primeros adornos fueron manzanas que simbolizaban el fruto del árbol prohibido de la Biblia, aunque luego fueron sustituidas por bolas de cristal.

Significado

Para los católicos las esferas simbolizan los rezos que se hacen durante el Adviento y los colores tienen que ver con su naturaleza:

  • Rojas: Peticiones
  • Plateadas: Agradecimiento
  • Doradas: Alabanza
  • Azules: Arrepentimiento
  • La estrella en la punta del árbol significa la fe que debe guiar la vida del cristiano
  • Debe poseer entre 24 y 28 esferas, de acuerdo con los días que tenga el Adviento

 

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas