Cómo tener una relación abierta que funcione y qué tan sano es

Belem Capetillo

No son pocos los estudios de carácter científico que afirman que la monogamia entre los humanos no existe y es a partir de este postulado que surgen acuerdos que van desde el intercambio de parejas hasta el poliamor, por eso hablamos sobre cómo tener una relación abierta y qué tan sano es.

Hay un concepto que comprende todas estas formas de amar: la no monogamia consensuada (CNM, por sus siglas en inglés). Y aunque estas relaciones parecen estar de moda, también se sienten lejanas a la realidad de muchas parejas.

La monogamia sigue teniendo muchos adeptos, hay quienes hacen compromisos para tener relaciones en las que solo participan dos y eso es muy respetable. Pero hay que decir que, dado el alto porcentaje de infieles en el mundo, las relaciones abiertas no suenan tan descabelladas.

Puede funcionar, pero no para todos | Foto: Pexels

Cómo tener una relación abierta que funcione

Una relación abierta es aquella en la que ambas partes pueden tener relaciones íntimas con otras personas. Existe una pareja principal, pero se permiten otras relaciones sexuales o románticas. Y como medios españoles aseguran que ese era precisamente el acuerdo entre Shakira y Piqué, la supuesta infidelidad de Piqué no lo sería.

Las investigaciones sobre la no monogamia consensuada muestran que las parejas con diferentes encuentros sexuales están mejor. De acuerdo con Samantha Joel de la Western University de Londres en Canadá, las personas que querían y abrieron su relación se mostraron más satisfechos que aquellos que lo pensaron, pero no lo hicieron.

Tiene que haber acuerdos y reglas | Foto: Pexels

La clave está en la palabra consensuado y estos son algunos consejos para que funcione y fortalezca la relación principal:

  • No lo veas como el último recurso. Si pasas por una mala racha o tienes una relación tóxica, ni lo intentes, no es un buen momento. No sirve para evitar una separación.
  • Ambas partes deben estar de acuerdo. No te sientas comprometido a decir que “sí” cuando no crees que pueda funcionar. También debes plantearlo solo si estás seguro y no solo por probar.
  • Establezcan reglas y límites. Aunque “abierta” nos hace pensar que todo está permitido, no es así. En todo tipo de relación deben haber acuerdos claros sobre lo que está y lo que no está permitido.
  • Adiós a los celos. Si eres celosa, este tipo de relación no es para ti, por lo menos no hasta que sanes tus inseguridades y traumas del pasado. Los celos y la desconfianza no tienen cabida en una relación abierta.

Una relación de pareja abierta puede funcionar, pero no para todos.

***

No te pierdas el mejor contenido de Viviendo en Casa en YouTube.

Escrito por
Belem Capetillo

Relacionadas