Por qué los hombres se deben exfoliar el rostro y cómo hacerlo con ingredientes caseros

Leilani Díaz

El cuidado de la piel es indispensable para todas las personas; sin embargo, muchas veces desconocemos qué pasos seguir y cómo hacerlos para evitar que nuestro rostro envejezca antes de tiempo o luzca descuidado. Si bien, cada piel requiere atender ciertas necesidades específicas, todos los hombres se deben exfoliar el rostro por lo menos una vez a la semana y aquí te contamos las razones.

Es importante que sepas que todos los días debes lavar tu cara con un jabón especial, según tu tipo de piel, pero una o dos veces a la semana, es recomendable complementarlo con exfoliante, un tratamiento más profundo que, además de arrastrar las impurezas y el exceso de grasa, elimine los puntos negros y las células muertas que se desprenden de la epidermis, como parte del proceso natural de renovación

De preferencia, los especialistas sugieren realizar este paso antes del afeitado para hacer que la experiencia sea mucho más cómoda; no solo porque el vello queda mucho más blando y manejable, sino que además al eliminar la suciedad y células muertas, la máquina de afeitar se deslizará más fácil.

Además, con la exfoliación, los vellos enquistados no volverán a aparecer tras el rasurado. El motivo es que las pieles muertas del cutis pueden ser una barrera con la que el vello que sale tras el afeitado se encuentre, provocando que este quede atrapado.

Otro de los motivos por los que los hombres se deben exfoliar la cara es porque este paso del ‘grooming‘ (rutina de skincare de los hombres) ayuda a evitar granitos, puntos negros y poros abiertos, dejando la piel más tersa, fresca, oxigenada y mucho más luminosa.

Recuerda que el acné se produce cuando la suciedad o el exceso de grasa obstruye los poros; para desbloquearlos lo mejor es usar un exfoliante.

Lo único que debes hacer es aplicar un poco sobre el rostro húmedo, dar un suave masaje y aclarar.

Aquí puedes ver algunas recetas que te dirán cómo hacer tu propio exfoliante casero.

Escrito por
Leilani Díaz

Relacionadas