Mascarillas de manzanilla para una piel de porcelana: Ilumina, rejuvenece y quita ojeras

Leilani Díaz

Solemos pensar en la manzanilla como un té reconfortante que tomamos cuando tenemos gripa o algún malestar; sin embargo, los beneficios de esta planta son tantos que incluso puede ser usada para mejorar la apariencia de la piel. Aplicar las mascarillas de manzanilla adecuadas puede ayudar a tu piel a tonificar, suavizar, restaurar el equilibrio de la piel inflamada, cerrar los poros, disminuir venitas y ojeras, entre otras ventajas.

Esta famosa planta, tiene propiedades antiinflamatorias, antibacterianas, aclarantes y es excelente para controlar la grasa.

Así que si quieres tener una piel de porcelana, aquí te dejo algunas recetas para preparar mascarillas de manzanilla en casa.

Mascarilla de manzanilla para revitalizar piel cansada y quitar ojeras

  • 1 bolsa de té de manzanilla
  • 1 taza de agua
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio

Para prepararla solo tienes que hacer el té de manzanilla con agua hirviendo, luego añadir el bicarbonato de sodio y revolver hasta conseguir una mezcla espesa.

Cuando la pasta ya no esté caliente, aplica un poco sobre tus ojeras y deja que haga efecto durante 20 minutos; después enjuaga con agua fría. Te recomiendo usarla una vez por semana para que sean más notorios los resultados.

Pixabay

Mascarilla para eliminar manchas y unificar el tono de tu piel

  • 1 bolsita de té de manzanilla
  • 1 taza de agua
  • 1 cucharada de agua de rosas
  • 1 cucharada de miel

Prepara la manzanilla como si fueras a hacer un té, o sea pon a hervir el agua y coloca la bolsita de té, luego espera a que suelte su color por entre 5 y 10 minutos. Cuando esté listo, añade la miel con el agua de rosas y revuelve bien.

Deja que se enfríe y después aplica sobre el rostro limpio. Deja actuar durante 15 minutos y enjuaga con agua tibia. Repite de 1 a 2 veces por semana.

 

Mascarilla de manzanilla para iluminar y desvanecer arrugas

  • 1 bolsita de té de manzanilla.
  • 1 taza de agua.
  • 2 cucharadas de harina de avena.
  • 1 cucharada de leche.

Para esta mascarilla tienes que preparar una taza de té de manzanilla (sin azúcar); espera unos minutos con la bolsa de té dentro del agua y después vierte el resto de los ingredientes. Poco a poco ve mezclando todo hasta que quede una pastita.

Coloca esa misma pasta, una vez fría, por toda tu cara (incluyendo el contorno de ojos). Déjala así unos 30 minutos y ahora sí, enjuaga con agua fría. Repite el procedimiento 2 veces por semana para mejores resultados.

Escrito por
Leilani Díaz

Relacionadas