Cómo usar el aceite de coco para prevenir y eliminar las arrugas

Leilani Díaz

¿Quieres un rostro libre de arrugas? La respuesta está en el aceite de coco, un producto cada día más famoso gracias a sus increíbles beneficios para la piel. Así que, si quieres lucir una dermis de porcelana y prevenir las arrugas prematuras, te recomendamos aprender cómo usar este producto.

Esta maravilla vegetal aporta a tu piel una gran cantidad de vitamina E, ayudando a hidratar, prevenir los signos de envejecimiento y evitar infecciones. Además, el aceite de coco contiene ácido láurico y beneficios antiinflamatorios.

Además, el aceite de coco es uno de los pocos aceites de origen vegetal con casi un 90% de ácidos grasos saturados en su composición, pero no de los nocivos, sino que se trata de triglicéridos de cadena media, los cuales son beneficiosos para el corazón, la quema de grasa y el cerebro, reducen el colesterol y mejoran el nivel lipídico.

Pero ojo porque para recibir todos sus beneficios, necesitas conseguir uno de buena calidad, puro, virgen y de preferencia, orgánico.

¿Cómo usar el aceite de coco para las arrugas?

Antes de aplicarlo, lo primero que debes hacer es lavar tu rostro muy bien con agua tibia y el jabón especial que utilices para esta parte de tu cuerpo. Nunca te seques tallando fuertemente la toalla sobre tu cara, hazlo dando toquecitos muy suaves con una toalla.

Coloca de 7 a 10 gotas de aceite de coco en la yema de tus dedos y ponlas sobre tu piel haciendo un masaje en pequeños círculos; aplícalo sobre tu frente, debajo y en el contorno de los ojos; en los pómulos, en la barbilla y en los párpados, hazlo por 2 minutos. Nuevamente, ¡no talles tu cara con las manos! Que el masaje sea delicado.

Repite este procedimiento todas las noches antes de dormir para que el producto actúe hidratando y rejuveneciendo tu piel. Si eres constante, notarás en menos de un mes los resultados.

Cuida no agregar aceite de más, sólo aplica la cantidad recomendada si no quieres terminar con el rostro lleno de oleosidad.

 

Te puede interesar:

Escrito por
Leilani Díaz

Relacionadas