¿Vas lento o rápido? Tu velocidad al caminar podría ser señal de demencia

Alejandra Chavarria

Cuando se trata de nuestra salud siempre debemos estar atentos a las señales, incluso a las que parecieran más insignificantes, pues estos podrían ser indicadores de padecimientos más graves. Por ello hoy te diremos por qué tu velocidad al caminar podría ser señal de demencia.

Caminar más lento a medida que creces no es de extrañar, sobre todo en la vejez. Y es que con los años tu cuerpo va perdiendo resistencia, lo que eventualmente podría hacer que experimentes fragilidad en las piernas y rodillas.

Sin embargo, un estudio reciente en personas de edad avanzada encontró que una marcha más lenta también podría estar relacionada con un deterioro cognitivo e incluso ser una señal temprana de una serie de trastornos relacionados con dos funciones cerebrales: la memoria y la razón.

¿Por qué la velocidad con la que caminas es señal de demencia?

Una investigación del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento en Estados Unidos, realizado en casi 17 mil adultos mayores de 65 años, encontró que las personas que caminan alrededor de un 5% más lento o más cada año también mostraban un procesamiento mental más reducido, con probabilidades de desarrollar demencia en un futuro.

Cada dos años, se pidió a las personas del estudio que realizaran pruebas cognitivas que medían el deterioro general, como problemas para recordar, la velocidad de procesamiento, así como la fluidez verbal.

Al final, los investigadores encontraron que el riesgo más alto de demencia era para las personas con “declinación dual”, es decir, aquellas que no solo caminaban con más lentitud sino que también mostraban la pérdida gradual de ciertos procesos mentales.

Esto puede deberse a la contracción del hipocampo derecho, que es la parte del cerebro asociada con la memoria, según mencionaron los estudios.

No obstante, a pesar de estos hallazgos, los resultados no han sido totalmente concluyentes, ya que los investigadores aseguran que solo entre el 10% y el 20% de las personas mayores con un deterioro cognitivo leve llegaron a desarrollar una demencia posterior.

Para revertir el daño cognitivo a lo largo de los años, los especialistas recomendaron realizar ejercicios aeróbicos como nadar, correr o andar en bicicleta, pues estás actividades ayudan a aumentar el tamaño del hipocampo y a su vez, mejoran la memoria.

Ahora que ya reconoces esta señal de demencia, podrías tomar medidas.

En Viviendo en Casa proporcionamos información de salud con fines de divulgación que de ninguna manera sustituye valoraciones médicas o consultas de cualquier profesional de la salud.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas