¿Te enamoras fácilmente? Podrías padecer promiscuidad emocional

Alejandra Chavarria
la promiscuidad emocional puede ocasionar que la gente se enamore facilmente

Si bien se considera que el amor es una de las emociones más positivas e importantes que existen, también hay personas que desarrollan un síndrome al que los psicólogos llaman “promiscuidad emocional” y en inglés recibió el nombre de “emophilia”.

Esta condición emocional se caracteriza por hacer que las personas se enamoren demasiado rápido, fácil y de forma muy frecuente. Puede parecer una situación ideal o hasta romántica; sin embargo, la gente que lo padece suele desarrollar inestabilidad y problemas relacionados con la percepción que tienen del mundo.

Las personas que padecen de promiscuidad emocional se envuelven en este tipo de conexiones porque les resulta gratificante y hallan un placer indescriptible en el hecho de desarrollar una conexión sentimental con otros. Pero esto a su vez los hace blancos fáciles de manipulación, ya que se tiende a caer en la ensoñación o en la idealización, lo que hace que complicado que vean los factores negativos o “banderas rojas” en el otro.

¿Cómo saber si tengo este síndrome?

Aquellos que padecen de “emofilia” -por su traducción al español- suelen estar más vinculados o atados a encontrar atractivas a las personas que tienen índices altos de narcisismo, psicopatía y maquiavelismo. Esto se debe a que los sujetos en cuestión les parecen “encantadores” o se enamoran de una imagen preconcebida de los sujetos.

Dentro de los síntomas más notorios de esta condición está la baja autoestima, el priorizar a la pareja antes que las propias necesidades, exigen un sacrificio por parte de la pareja, demandan demasiado afecto, tienen pánico al abandono, idealizan a la persona en cuestión, tienen miedo a la soledad y se hacen sumisos e incluso “esclavos”.

“Las personas que tienen indicadores de padecer de la “promiscuidad emocional” suelen buscar en sus parejas características de lo que en psicología se conoce como la “Triada oscura”. Pero eso no es todo, estas personas bien pueden establecer conexiones saludables como enfermizas, lo que lo hace individuos altamente inestables y problemáticos a nivel emocional”, explicó el psicólogo Justin J Lehmiller. 

Las personas que padecen de este síndrome “aman estar enamoradas“; pero el hecho de que encuentren a otros “demasiado atractivos” los lleva a confundir una relación saludable con aquellas que pueden ser consideradas como tóxicas, debido a que los encantos seductores de la otra persona les convencen de enamorarse”.

“La “emofilia” no es del todo mala. El problema principal es que se crea una vulnerabilidad ante las personas que son manipuladoras y narcisistas. Lo principal es que se debe recurrir a un tratamiento psicológico especializado para evitar este tipo de relaciones negativas.

 

 

 

Con información de Psychology Today

***

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas