¿Qué es la joroba de Dowager y cómo corregirla?

Belem Capetillo

Si tienes la espalda curvada y dificultades para realizar tareas como caminar y pararte después de estar en una silla, lo tuyo puede ser la temida joroba de Dowager, un problema de salud que, por supuesto, se puede tratar

En ocasiones se tienen malas posturas que obligan a nuestra columna vertebral a mantenerse doblada y esto, además de causar dolor, acrecienta el riesgo de caídas y otros riesgos físicos.   

Y aunque hay algunos trucos para eliminar la joroba, cuando la curva de la espalda es mayor de lo normal, puede tratarse de cifosis causada por osteoporosis, enfermedad de Scheuemann, degeneración de los discos y hasta grasa dorsocervical.

Puede ser postural, pero también tiene otras causas | Foto: Pexels

 ¿Cómo corregir la joroba de Dowager?

Estar demasiado tiempo sentados mientras adoptamos una mala postura afecta nuestra columna vertebral, en ese caso, estaríamos hablando de cifosis postural. Así que sentarse correctamente es el primero paso para evitar el dolor.

Sin embargo, con el paso de los años esta curvatura de la espalda se hace mucho más evidente. Así que, después de visitar a tu médico de cabecera, vale la pena que minimices las molestias con estos consejos:

Puedes aliviar el dolor con ejercicios, masajes y fisioterapia | Foto: Pixabay

  • Ejercicios. Los ejercicios de estiramiento pueden mejorar la flexibilidad espinal y aliviar el dolor de espalda. Practicar yoga podría aliviar los síntomas del dolor lumbar. Compruébalo.
  • Masajes. Enrolla 2 toallas juntas, ahora colócalas justo donde está la joroba. Sostén los extremos con cada mano y lleva de arriba hacia abajo. La fisioterapia también puede ayudar a reforzar los músculos de la espalda.

La cifosis severa se trata con cirugía | Foto: Pexels

Ahora bien, a pesar de que haya una joroba y que parezca ser la causa del dolor, no pierdas de vista que el dolor de espalda también puede relacionarse con un padecimiento en el corazón. Así que escucha las señales de tu cuerpo.

Debes saber, además, que fuera de la cifosis postural, no existe prevención de este padecimiento. De modo que el diagnóstico oportuno y, en ocasiones, el uso de un corsé reduce la posibilidad de realizar una cirugía.

¿Tienes joroba? Haz una cita con tu médico, identifica hoy mismo de qué se trata. Tu salud es prioridad.

***

No te pierdas el mejor contenido de Viviendo en Casa en YouTube.

Escrito por
Belem Capetillo

Relacionadas