Nube de polvo del Sahara llegará a México: ¿Cómo afecta nuestra salud?

Pamela Rodríguez Ordaz
nube de polvo del Sahara

El polvo del Sahara es una combinación de arena y polvo que viene del área desértica del norte de África, este fenómeno ocurre cada año durante la primavera y, aunque no lo creas, a pesar de la distancia logra llegar hasta nuestro país, sin embargo, este evento puede traer algunos inconvenientes para nuestro organismo, es por eso que hoy te hablaremos de la nube de polvo del Sahara que llegará a México y de cómo afecta nuestra salud.

El Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus ha reportado que dicha nube de polvo llegó a la zona del Caribe esta semana y se extenderá por el territorio mexicano entre hoy y hasta los primeros días de la próxima semana.

Este fenómeno puede traer algunas ventajas para el medio ambiente, pues de acuerdo con Luis Antonio Ladino Moreno, investigador y jefe del Departamento de Meteorología del Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático de la UNAM, la presencia de este polvo trae nutrientes buenos para ecosistemas marinos y terrestres, inhibe ciclones tropicales (o reduce su categoría) y enfría la superficie terrestre, pues esta masa funge como espejo y evita que la radiación llegue a la tierra.

Su presencia trae atardeceres rojizos, nubes escasas y días grisáceos, además, el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus explicó que el polvo del Sahara transporta microorganismos, incluidos patógenos, pero no son motivo de alarma, pues las bacterias y virus en el aire son parte de la atmósfera.

Nube de polvo del Sahara llegará a México: ¿Cómo afecta nuestra salud?

El polvo sahariano no representa un riesgo para la población, según los expertos, sin embargo, sí es un agravante para aquellos que padecen enfermedades crónicas de vías respiratorias como asma o enfermedad pulmonar obstructiva.

Además, tiene un efecto negativo en la calidad del aire agravando las alergias e irritando las vías respiratorias. Por otra parte, la reducción de nubes exacerba el calor provocando malestar e irritabilidad.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del Gobierno de México, Hugo López Gatell, señaló que las partículas tienen un tamaño de entre 2.5 y 10 micras, así que fácilmente pueden entrar por la boca y la nariz alojándose en la tráquea, bronquios, bronquiolos y alveolos.

Para protegerte de estos inconvenientes, sobre todo si sufres de problemas en las vías respiratorias, quédate en casa con las ventanas cerradas, reduce tu actividad física, usa mascarilla o un pañuelo de tela húmedo cubriendo nariz y boca, además de lentes cuando salgas. Si sientes que algo ha entrado en uno de tus ojos enjuágate con mucha agua potable con las manos bien limpias.

Para evitar contaminación también es importante cubrir fuentes de agua y humedecer pisos y superficies antes de barrer para evitar levantar demasiado polvo.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas