¿No tomar agua durante la comida puede ayudar a adelgazar?

Loretta Chantiri
tomar agua adelgazar

El agua es necesaria para la vida de cualquier persona, no obstante, se cree que el echo de no tomar agua durante la comida podría ayudar a adelgazar a aquellos que buscan deshacerse de unos kilos extra.

Recordemos primero que nada que los beneficios de una buena hidratación son numerosos. Por ejemplo, nos ayuda a estar más sanos, tener un organismo más limpio y eliminar toxinas. Por otra parte nos ayuda mantenernos activos y despiertos durante el día puesto que la deshidratación puede provocar fatiga, jaquecas o migrañas.

Otro punto importante de beber agua es que nos ayuda a reponer los tejidos de la piel y mantenerla hidratada por lo que aumentará su elasticidad y hace que se vea más bella. Además regula la temperatura del cuerpo, mejora el sistema inmunológico y reduce el riesgo de padecer algunas enfermedades.

Sin embargo, cuando se trata de adelgazar hay quienes aseguran que evitar el agua justo a la hora de disfrutar de nuestros alimentos puede ser factor que ayude a la perdida de peso.

¿Por qué?

Se cree que al ingerir el agua, estaríamos diluyendo los ácidos del estómago y por tanto serían menos efectivos a la hora de procesar los alimentos. Por ejemplo, beber agua cuando ingerimos hidratos de carbono dificulta la digestión y hace que estos alimentos engorden más.

No obstante, expertos también mencionan que para que esto ocurra tendríamos que ingerir una cantidad de agua inmensa, por lo que hacerlo de forma normal, bebiendo un vaso o dos durante la comida, no tendría por qué interferir en la digestión de esa forma.

Otra teoría señala que beber agua durante la comida provocaba una mayor retención de líquidos, lo que provoca una sensación de hinchazón. Sin embargo, este dato es bastante contradictorio puesto que el agua es un diurético que mejora la función renal al disminuir la concentración de toxinas y ayudando a eliminarlas a través de la orina.

Cabe destacar que el agua no contiene ninguna caloría por lo que consumirla a la hora que sea no implica ni que engordemos o adelgacemos, pero lo que sí es verdad es que, de echo, beber agua antes de comer podría servir como truco para engañar al estómago.

Es decir, si se toma suficiente agua antes de empezar con los alimentos, el estómago tendría una sensación de saciedad que podría ayudar a controlar mucho mejor el apetito.

Así que en definitiva no existe evidencia de que no tomar agua durante la comida ayude a adelgazar. Lo que sí es verdad es que mantenerse hidratado durante el día, así como seguir la regla de los dos litros diarios, es vital.

¿Habías escuchado antes respecto a este tema?

*En Viviendo en Casa proporcionamos información de salud con fines de divulgación que de ninguna manera sustituye valoraciones médicas o consultas de cualquier profesional de la salud.*

***

Escrito por
Loretta Chantiri

Relacionadas