Los terribles efectos secundarios del mewing: De afectar tu mordida a enchuecar tus dientes

Pamela Rodríguez Ordaz

A través de redes sociales se han popularizado videos en los que se enseña una técnica de posturas linguales que prometen mejorar la línea de la mandíbula, disminuir la papada, aliviar los dolores musculares de la boca y hasta ayudarte a respirar mejor, sin embargo, los expertos en la salud oral no recomiendan esta práctica, es por eso que hoy te revelaremos los terribles efectos secundarios del mewing: De afectar tu mordida a enchuecar tus dientes.

En pocas palabras, el mewing consiste en pegar la lengua al cielo del paladar en busca de cambiar la estructura ósea facial de forma natural para lucir un rostro más afilado y con facciones más marcadas, pero aunque muchas personas en redes sociales aseguran que sí funciona, algunos ortodoncistas se han pronunciado en contra de esta tendencia.

Estos son los pasos del mewing:

  1. Debes empujar la lengua hacia el paladar. Procura que la punta quede justo detrás de los dientes incisivos.
  2. Cierra los labios sin ejercer presión, esto te ayudará a fortalecer los músculos que rodean la zona.
  3. Mantén lo más que puedas la postura. Recuerda: boca cerrada, dientes unidos y lengua tocando el paladar.

Una experta en la salud oral explica por qué esta técnica no funciona | Fuente: TikTok @franchekal/@cambiatuatractivo

Los terribles efectos secundarios del mewing: De afectar tu mordida a enchuecar tus dientes

A través de la cuenta de YouTube ‘Clínica Avance Dental’, la doctora Palma, especialista en ortodoncia de la clínica Avance Dental de Alcobendas, explica que la lengua es el músculo más potente del cuerpo humano, por lo que, si todos los días hacemos fuerza con la lengua eso va a tener un resultado, pero es complicado controlar la fuerza con la que lo hacemos, por lo que podemos provocarnos mordida abierta.

Además, aclara que la técnica mewing elimina la papada solo de forma puntual, momentánea, así que en cuanto dejemos de hacer fuerza los músculos volverán a su lugar.

Por su parte, el doctor Federico Baena, señala que para que esta técnica funcione requiere de bastantes años haciéndolo para que realmente se pueda ver un cambio notorio “sobre todo para aquellos pacientes que ya tienen sus músculos y huesos desarrollados (…) así que si tú haces esto buscando cambios faciales a corto plazo vas a tener mucha frustración al ver que durante muchos días no notas absolutamente ningún cambio”.

“Lo que sí podría pasarte, y mucho más rápido, es que empieces a tener efectos contrarios o no deseados al hacer esta técnica incorrectamente”, agregó el médico, quien además aclaró que aunque parece fácil realmente no lo es, pues muchas personas que intentan hacer esta técnica inconscientemente pegan mucho la lengua a los dientes superiores y presionan, lo que hace que los dientes se empujen hacia adelante, “modificando para mal la estética y la mordida”.

El doctor Baena explica que también podríamos sufrir una hipertrofia de los músculos que se encuentran en el cuello y al pasar esto podría provocar dolores muy intensos abajo de la lengua que provoquen que comer o beber sea muy incómodo.

Otra de las consecuencias negativas que tiene esta técnica es que sobreestimular los músculos de la lengua pueden provocar o empeorar los ronquidos o la apnea, pues se disminuye el espacio normal de la vía aérea.

Sin embargo, no todo es malo, pues el doctor Baena aclaró que en pacientes adolescentes que aún no tienen sus huesos y músculos completamente formados sí puede funcionar para evitar respirar por la boca y evitar los dientes encimados, siempre y cuando se haga la técnica correctamente, además, no a todos les funcionará solo la técnica de mewing, algunos necesitan de tratamiento médico especializado.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas