¿La carne de puerco se puede cocinar a término medio? Esto dicen los expertos

Alejandra Chavarria
carne de puerco

¿Has escuchado el dicho popular “malo como la carne de puerco”? Está frase ejemplifica muy bien los muchos mitos que existen en torno a su consumo, principalmente que es malo comerla debido a que resulta dañina para la salud. Pero lo cierto es que la clave para aprovechar todas sus propiedades está en la forma en que debe cocinarse.

Cuando se trata de la carne de cerdo, ésta al igual que la carne de res, debe cocinarse a una temperatura interna de 70°C y por lo general siempre debe tener un término bien cocido para poder eliminar las bacterias. La recomendación se debe a que muchas personas se preguntan qué tan cocido debe estar este tipo de corte y las preocupaciones sobre su consumo cuando aún está muy rosa o cruda.

Al respecto, sitios culinarios especializados dejan claro que comer la carne de puerco a término medio no es recomendable en absoluto. Esto se debe a que los cerdos tienen una dieta omnívora, pero también suelen alimentarse incluso de sus heces.

El problema radica en que el sistema digestivo tiene la incapacidad de digerir todos los residuos acumulados en su sangre. Es por esta razón que su carne está considerada entre las menos saludables del mercado; aunque no por ello, no debe dejar de comerse. Solo debes seguir la regla de oro de nunca comerla cruda ni en otro término que no sea bien cocida.

Una de las principales infecciones que surgen en el organismo como resultado del consumo de carne de cerdo sin una buena cocción es la triquinosis, causada por la larva de un gusano intestinal que puede llegar a ser mortal. Para evitarla, se recomienda congelar la carne durante varios días para así matar las larvas.

¿Cómo lograr que tú carne de puerco quedé jugosa?

Una vez que ya conoces estás recomendaciones, ahora sí es tiempo de disfrutar de la carne de puerco y de cocinarla de la mejor forma posible. Lo ideal es buscar una temperatura interior de entre 62° y 68°, de esta manera quedará más jugosa, ya sea al horno o a la parrilla.

También procura dejarla reposar entre 10 y 15 minutos antes de servirla; de esta forma permitirás que los jugos se asienten si se trata de una pieza grande como un lomo al horno. Si se trata de una chuleta asada, el consejo es dejarla bien cocida, sin que llegue a quemarse, y permitirle reposar alrededor de tres minutos.

Ten cuenta que actualmente los criaderos de puercos para consumo humano son cada vez más especializados, por lo que tienen mucho cuidado con extraer la mayor cantidad de bacterias posible. Si bien cada vez es menos frecuente que alguien se enferme por una infección derivado de su consumo, esto no quiere decir que no exista un riesgo. Así que toma nota de estas recomendaciones y disfruta de tu carne de cerdo con la cocción adecuada.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas