Esta es la razón por la que sentimos más frío cuando envejecemos

Pamela Rodríguez Ordaz

A medida que vamos envejeciendo nuestro cuerpo comienza a cambiar, a tener una serie de síntomas que van desde las canas y las arrugas hasta el “crujido” en las articulaciones y algunos problemas de salud, pero ¿te has preguntado por qué sentimos más frío cuando envejecemos? La ciencia tiene la respuesta.

Un estudio realizado por las universidades de Yale y California-San Francisco (UCSF) encontró en las células inmunitarias la razón por la que sentimos más frío a medida que envejecemos, afectación celular que también sería responsable de procesos de inflamación y problemas metabólicos que pueden derivar en dolencias crónicas, según creen los científicos.

Los expertos hallaron que la grasa de las células inmunes que están hechas para proteger al organismo de las bajas temperaturas son las culpables de que, con la edad, seamos más propensos a contraer resfriados, enfermedades metabólicas e inflamaciones.

No solo sentimos más frío a medida que envejecemos, también somos más susceptibles a enfermedades | Foto: Pexels

La investigación

La investigación, realizada en ratones, dio como resultado que en los ratoncitos más viejos el tejido graso perdía células linfoides innatas del grupo 2 de células inmunes (ILC2), las responsables de recuperar el calor cuando la temperatura baja.

Además, se concluyó que estimular la producción de células ILC2 en ratones viejos los hacía más propensos a la muerte por frío, por lo que advirtieron no buscar tratamientos fáciles para las enfermedades del envejecimiento.

“La simple suposición es que si restauramos algo que se perdió, también restauraremos la vida a la normalidad (…) Pero eso no fue lo que pasó. En lugar de expandir las células sanas de la juventud, el factor de crecimiento terminó multiplicando las células ILC2 malas que quedaban en la grasa de los ratones viejos”, explicó Vishwa Deep Dixit, profesor de Medicina Comparada e Inmunobiología de Waldemar Von Zedtwitz y coautor del estudio.

Hay que tratar las enfermedades de la vejez con seriedad y gran cuidado para que no resulte contraproducente | Foto: Pexels

Cuando los investigadores extrajeron células ILC2 de ratones jóvenes y las trasplantaron a ratones más viejos, éstos últimos recuperaron su capacidad de tolerar el frío.

“Las células inmunes juegan un papel más allá de la defensa de patógenos y ayudan a mantener las funciones metabólicas normales de la vida”, dijo Dixit. “Con la edad, el sistema inmunológico ya ha cambiado y debemos tener cuidado con cómo lo manipulamos para restaurar la salud de los ancianos”.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas