Errores más comunes de los runners ¡Lo estas haciendo mal y tal vez no lo sabías!

Loretta Chantiri

Si eres asiduo de salir a correr o te consideras dentro del grupo de personas que se hacen llamar runners, presta atención a los siguientes errores comunes que a continuación te compartiremos ya que podrías estar llevando tu entrenamiento por un mal camino.

Ahora con esto de la pandemia, la posibilidad de asistir a parques, bosques o avenidas para correr fue completamente reducida, sin embargo, de paso a la “nueva normalidad”, los fanáticos de la carrera larga podrían estar mas que listos para regresar a sus entrenamientos.

No obstante, quisimos compartirles unos cuantos errores comunes que corredores y corredoras, quizás no del ámbito profesional, suelen repetir sin notar que podrían estar afectando enormemente sus metas y objetivos, así como su propia salud.

De acuerdo con la revista española CDM Sport, en colaboración con el campeón de España de maratón y de medio maratón, Pablo Villalobos, son específicamente 10 puntos importantes que todo runner debe tomar en consideración:

(Foto: Pixabay)

1. Salir demasiado rápido

Quizás sea un error de principiantes pero que también le podría pasar a cualquiera a la hora de entrenar o comenzar una carrera.

Si bien el cuerpo es una máquina perfecta y lista para cualquier situación y esfuerzo, requiere de una entrada en funcionamiento paulatina. Esto quiere decir que no por sentirte completamente fresco y alentado a explotar toda tu capacidad, arruines todo un entrenamiento o competencia por empezar demasiado rápido.

Así como en cualquier deporte, el calentamiento es importante.

2. Quemar etapas con excesiva velocidad

En el mundo del running hay que ir poco a poco, más si se es nuevo en dicha actividad. Se deben sumar kilómetros de forma progresiva para no lesionarse prematuramente.

Hay que pensar que las adaptaciones del nivel cardíaco las cuales permitirán exprimir el cuerpo al 100% son a largo plazo. No se puede pasar de hacer una carrera de 5K a un medio maratón luego luego. O tras completar una prueba de 10K que resulta de maravilla querer apuntarse a la mítica distancia de los 42K.

Se dice que tardamos entre 8 y 10 años de entrenamiento continuo en conseguir las mejores marcas, así que calma. Se debe aguantar un entrenamiento completo de 8-10km de manera constante para comenzar a trabajar en otros objetivos.

3. Motivarse en función de los resultados

La motivación es de suma importancia para los corredores y creo que para cualquier deportista de alto rendimiento, no obstante, si no se maneja con cuidado puede ser el talón de Aquiles hasta de los más grandes atletas.

La motivación debe dividirse en pequeños retos y en un objetivo muy estimulante a largo plazo. Por ejemplo, una carrera de una distancia promedio (5-10K) al menos cada dos meses, para mantener activa esa motivación. Y a la vez, es importante tener un objetivo muy estimulante y retador a largo plazo (2 o 3 años), como por ejemplo completar un maratón.

4. No asistir al gimnasio

Correr es una actividad física tremendamente buena para el cuerpo, la quema de calorías es enorme y tanto el sistema respiratorio como circulatorio, así como el sistema nervioso reciben enormes beneficios de esta disciplina.

Sin embargo, el trabajo del tren superior y de otro tipo de ejercicios de fortalecimiento son de suma importancia para el desarrollo de cualquier corredor o corredora. Hay que trabajar todo el core (parte central del cuerpo que nos da estabilidad) y los brazos, que también son fundamentales en todo este proceso de equilibrio. De poco sirve tener unas piernas muy musculosas si después no se pone a un nivel similar la parte superior del cuerpo.

Es un error pensar que no hay que trabajar la musculatura que no entra en juego cuando corres.

5. No estirar después de correr

Un error básico, de principiante, pero que curiosamente todo mundo tiene. Así como en todo deporte el estirar es primordial para el cuidado y desarrollo muscular como de las articulaciones la cuales, si no se estiran debidamente, pueden generar lesiones irreparables.

Además, el simple hecho de dedicar 5 minutos a un estiramiento apropiado fomentará a una mayor recuperación lo que te permitirá seguir entrenando sin problema alguno.

6. Sobreentrenamiento

Hoy corro, mañana y pasado también… Puede ser un error común pero también bastante delicado. Salir a correr cada día, sin descanso, es causa directa de lesiones, pérdida de motivación, estancamiento y recuperación física más lenta.

Los días de descanso deben estar sí o sí en la agenda de cualquier plan de entrenamiento, así sea para preparar 10k, un maratón o un ultra maratón.

De acuerdo con Pablo Villalobos, “la línea que separa un nivel de forma física excelente del sobreentrenamiento es muy ligera”.

7. No descansar lo suficiente

En cualquier deporte o actividad física, mejoramos gracias al descanso. Hay que tener en cuenta que toda sesión de entrenamiento crea una fatiga y estrés sobre nuestro cuerpo, así que si no tenemos en cuenta que el descanso es un elemento primordial para prosperar en nuestra forma física, vamos a estancarnos o peor aún, lesionarnos.

8. Mala nutrición o comer hasta la saciedad después de un buen entrenamiento

En cualquier aspecto de la vida, una dieta balanceada, buenos horarios y hábitos alimenticios son importante para prosperar, pero más si se es corredor o deportista en general.

Puede ser común que después de un buen entrenamiento, el hambre haga de las suyas. Sin embargo, si se quiere mejorar la forma física, así como evolucionar como corredor, se debe pensar con la mente y no tanto con el estómago.

Esto no quiere decir que no debas de recuperar calorías y carbohidratos después de un duro entrenamiento, y por supuesto que las proteínas deben de hacerse presente, pero hay formas correctas de hacerlo. Al final, como dice el viejo dicho: “Somos lo que comemos”.

9. Mala técnica de carrera o creer que “saber correr” no es importante

Desde que somos infantes aprendimos a correr y en efecto, es una actividad que casi cualquier persona en el mundo puede lograr sin problema alguno. Pero cuando se trata de correr de manera “profesional”, cuando se trabajan distancias y se entrena bajo un régimen de alto rendimiento, la técnica es de suma importancia.

Hace un tiempo se decía que talonear, es decir colocar el talón primero antes del resto del pie, era la mejor forma. Hoy en día, se ha demostrado que es mejor hacerlo con la zona media del pie y  la punta. Además, si se talonea demasiado, existe el riesgo de lesionarse.

Puede que a medida en que corres tu cuerpo lo hace de forma “involuntaria”, por así decirlo, pero en la medida de lo posible, hay que intentar concentrarse en la técnica, y también en la posición del cuerpo que debe ir erguido, con los hombros relajados y brazos sueltos haciendo un ángulo recto con el codo.

10. Mala elección de la ropa para entrenar

Este último punto es, en específico, para aquellos o aquellas que corren de forma bastante abrigada.

Se llega a pensar que correr con ropa abrigadora es bueno por el hecho de que llegas a sudar más y con ello pierdes una mayor cantidad de calorías, pero hay que dejar claro que no es lo mas recomendable en varios aspectos, incluso puede ser perjudicial para la salud.

La ropa pesada, así haga mucho frío siempre será mala idea ya que deshidrata en exceso lo que lleva a un peor rendimiento. También puede generar enfriamientos que llevan a lesiones y otro tipo de achaques como bajas en el sistema inmune, sin mencionar que puede ocasionar rozaduras e infecciones en ciertas zonas del cuerpo.

Escrito por
Loretta Chantiri

Relacionadas