¿El calor te pone de mal humor? No eres el único y esta es la razón

Belem Capetillo

Para el periodo de mayo a julio de este 2022, se anunciaron ya temperaturas máximas por arriba del promedio al norte, centro y occidente-sur del país, así que si estás de mal humor, no eres tú, es el termómetro. Se ha comprobado que el calor te pone de mal humor, afecta de varias formas tu salud.

Aunque hay que decir que no se trata solo de culpar al medio ambiente, sino de hacernos responsables por la deforestación de selvas y alta producción de residuos. Hemos provocado el calentamiento global y, en gran medida, por eso hace tanto calor.

Además, hay que tomar en cuenta que faltan pocos días para atravesar la famosa canícula, el esperado periodo más caluroso del año. Es en esta época que la temperatura central del cuerpo aumenta y sus funciones se ven afectadas.

El cansancio y la irritabilidad son comunes | Foto: Freepik

¿Por qué el calor te pone de mal humor?

En climas calurosos y con altos niveles de humedad, la sudoración no es suficiente para enfriar el cuerpo, de modo que podemos enfrentar trastornos como retención de líquidos, golpe de calor, agotamiento, calambres y erupciones cutáneas. A eso hay que sumar el efecto psicológico de todo aquello por lo que el organismo está pasando.

Hay una correlación entre el aumento de temperatura y la falta de atención, un carácter impulsivo, impaciente y mal humor. Y, según estudios de la Universidad Complutense, puede generar también problemas para conciliar el sueño y eso incrementa la sensación de cansancio y malestar general, que al final se traduce en enojo.

También puede ser que estés durmiendo mal | Foto: Freepik

Además, de acuerdo con un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el organismo mantiene su temperatura gracias a un sistema regido por el hipotálamo, que para tratar de equilibrar los mecanismos de producción y pérdida de calor genera una especie de caos en el organismo.

Aumenta la frecuencia cardíaca, se dilatan los vasos, también aumenta la frecuencia respiratoria, la sudoración y hay una consecuente deshidratación. Todos estos cambios traen consigo desajustes corporales, sobre todo cuando hay enfermedades subyacentes. Así que trata de mantener fresca tu casa y aprende técnicas de gestión emocional para pasarla mejor.

Protege tu salud ventilando tus habitaciones e hidratándote continuamente.

***

No te pierdas el mejor contenido de Viviendo en Casa en YouTube.

Escrito por
Belem Capetillo

Relacionadas