Cómo usar el café molido para preparar una mascarilla reductora de abdomen

Pamela Rodríguez Ordaz
café molido para hacer una mascarilla reductora de abdomen

El café es una de las bebidas más populares en el mundo, además de su delicioso sabor y aroma, tiene muchos beneficios para nuestra salud y belleza, uno de ellos es el ayudarnos a modelar nuestra figura de forma natural si nuestro objetivo de esta temporada es bajar de peso y reducir medidas, es por eso que hoy te diremos cómo usar el café molido para preparar una mascarilla reductora de abdomen.

Los restos de café molido de cafetera usualmente son reutilizados para abonar nuestras plantas y hasta como un remedio para eliminar malos olores, sin embargo, también es un viejo tip para ayudarnos a reducir medidas. Es importante recordar que no hay ‘trucos mágicos’ cuando se trata de lograr un peso saludable, pues siempre tiene que ir acompañado de una buena alimentación y ejercicio diario.

Aunque el activo más llamativo del café es la cafeína, también tiene fibra, vitaminas, minerales y poderosos antioxidantes que ayudan a nuestro organismo desde fuera y desde dentro. Recuerda que el café, incluso bebido, favorece la quema de grasa y acelera el metabolismo.

café molito para hacer una mascarilla reductora de abdomen

Combina esta mascarilla con ejercicios y una dieta saludable | Foto: Pexels

Cómo usar el café molido para preparar una mascarilla reductora de abdomen

Vas a necesitar:

  • 3 cucharadas de café molido
  • 1 cucharada de gel de sábila
  • 1 cucharada de aceite de oliva o de almendras

Paso a paso:

  1. Mezcla los tres ingredientes hasta formar una pasta
  2. Aplica en el área del vientre con la piel limpia 
  3. Realiza suaves movimientos circulares
  4. Deja actuar la preparación por 30 minutos 
  5. Pasado este tiempo enjuaga con agua tibia 
  6. Aplica dos veces por semana
  7. Además de mejorar medidas, verás una mejora en la textura de la piel

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas