Cómo saber si un moretón es normal o es señal de algo más grave

Belem Capetillo

Cuando un golpe provoca que los vasos sanguíneos que se encuentran cerca de la superficie de la piel se forma un hematoma, mejor conocido como moretón. Suelen ser inofensivos, pero algunas veces los moretones aparecen como síntoma de otros problemas de salud.

La mayoría de los hematomas desaparecen de forma natural en apenas un par de semanas, la desaparición de algunos otros puede llevar meses. En todos los casos, va cambiando de color con el paso de los días, cuando no es así, requiere atención médica.

Algunos remedios caseros pueden ser de gran ayuda para acelerar el proceso de desaparición de los hematomas. La terapia de hielo, el árnica y el aloe vera son solo algunos ejemplos.

Lo normal es que desaparezca por sí solo | Foto: Pixabay

¿Cómo saber si un moretón es normal?

Un moretón normal no aparece de la nada. Empieza de color rojo y, al segundo o tercer día, luce azul, morado o negro. En unos 10 días va a lucir amarillo o verde y, al día 14 (o cuando está a punto de desaparecer), luce café-claro.

La sangre está fresca justo después del golpe, después, empieza a perder oxígeno y cambia de color. Más adelante, se descompone la hemoglobina y, una vez más, su aspecto cambia. Finalmente, la piel vuelve a la normalidad sin tratamiento.

Si se pone negro tras un par de días está sanando | Foto: Pixabay

Sin embargo, un moretón que permanece del mismo color, firmeza y causa el mismo nivel de dolor que justo después de cualquier que haya sido el accidente, puede deberse al consumo de medicamentos o falta de nutrientes, hasta riesgo de cáncer.

Síntomas de un hematoma anormal

Si el moretón no sigue el curso normal de sanación y, además, se acompaña de entumecimiento en un brazo o pierna, la imposibilidad de movilizar una articulación, extremidad o músculo, es una señal de alarma.

Si el hematoma crece, desaparece y aparece, aparece en cabeza o cuello o se acompaña de una fractura o discapacidad visual, hay que descartar hemofilia, trombocitopenia y hasta lupus.

En algunos casos, podría tratarse de Lupus | Foto: Pexels

Tú mejor que nadie conoces tu cuerpo, ante cualquier anormalidad, atiéndete con un profesional de la salud.

***

No te pierdas el mejor contenido de Viviendo en Casa en YouTube.

Escrito por
Belem Capetillo

Relacionadas