Comer ostiones crudos puede ser mortal: Conoce los riesgos

Pamela Rodríguez Ordaz
Riesgos de comer ostiones crudos

Los ostiones son un clásico de la gastronomía, aunque para muchas personas pueden parecer un poco desagradables, para otros son todo un manjar y hasta le atribuyen (falsos) atributos afrodisíacos, pero en realidad, comer ostiones crudos puede ser mortal y hoy te revelaremos los riesgos.

De acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) dio a conocer que las personas con ciertas enfermedades corren mayor riesgo de enfermarse y morir luego de comer ostiones crudos contaminados con bacterias naturales.

La Vibrio es una bacteria hallada comúnmente en las aguas donde se cultivan los ostiones, por ejemplo el Golfo de México y se encuentra en concentraciones más altas durante los meses de verano, cuando el agua es más cálida. Sin embargo, tampoco hay garantía de que comer ostiones en temporada de frío sea más seguro.

Aunque estadísticamente el riesgo de encontrar bacterias nocivas para la salud en un ostión fresco son bajas, no son nulas. Estas enfermedades provienen de las bacterias llamadas vibrio, especialmente la vibrio cholerae que provoca cólera y la vibrio vulníficus, que causa gastroenteritis aguda.

Riesgos de comer ostiones crudos

Comerlos puede ser más peligroso de lo que crees | Fuente: Unsplash

Uno no puede saber si un ostión está contaminado por el Vibrio vulnificus al mirarlo u olerlo. La frescura de un ostión tampoco significa que esté libre de bacterias ya que estas están presentes en el agua donde se alimentan los ostiones vivos”, señala la FDA.

Los padecimientos del hígado, la diabetes, cáncer, enfermedades del estómago, VIH, sobrecarga de hierro o cualquier enfermedad o tratamiento médico que debilite el sistema inmunológico pueden aumentar los riesgos de contraer la infección del Vibrio vulnificus.

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), cada año mueren en ese país más de 100 personas por vibriosis.

Algunos de los mitos más famosos señalan que el alcohol, el limón o el chile pueden matar este tipo de bacterias, pero no es verdad, lo único que puede matarlas efectivamente es una buena cocción uniforme.

Además, aunque se cocine, si el ostión está completamente cerrado, debe desecharse porque hay un alto riesgo de que las bacterias hayan sobrevivido.

“Los síntomas de la infección del Vibrio vulnificus ocurren dentro de las 24 a 48 horas de la ingestión de ostiones crudos contaminados y pueden incluir síntomas como escalofríos repentinos, fiebre, náusea, vómitos, diarrea, conmoción cerebral y lesiones en la piel. En el caso de ciertas enfermedades como cáncer, diabetes o enfermedades del hígado, la muerte puede ocurrir en el plazo de dos días”, señala la FDA.

Además, explican que aunque los ostiones se compren en lugares con buena reputación o que procedan de “aguas limpias”, aún existe un riesgo en su consumo.

Se recomienda altamente evitar el consumo de ostiones crudos, sobre todo las personas dentro de la población de riesgo y solo coman aquellos que están enteramente cocinados.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas