¿Por qué se come pozole los jueves en Guerrero? La emotiva historia de la tradición

Alejandra Chavarria

Cada estado de la República Mexicana cuenta con diversas comidas que representan la cocina tradicional de la zona, y al mismo tiempo les acompañan ciertas leyendas o tradiciones que forman parte de este ritual gastronómico. Por esa razón, ahora te contaremos por qué se come pozole los jueves en Guerrero y la emotiva historia de la tradición. 

Quizá no lo sepas, pero en esta zona de la costa y de tierra caliente prevalece la tradición de los jueves de pozole; si bien no hay una teoría bien definida al respecto, existen varias versiones que explicarían por qué es tan importante este día de la semana para quienes viven en este punto de la República Mexicana.

El pozole lleva este nombre porque viene del náhuatl “pozolli” que significa “espuma”; y es que cuando se colocaba al fuego el maíz generaba burbujas que hacían esta suerte de platillo espumoso por el que los aztecas decidieron nombrarlo.

pozole de guerrero

El pozole de Guerrero es un manjar | Fuente: TW/Sectur

Y si no has tenido la oportunidad de estar en un jueves pozolero guerrerense, te estás perdiendo de una experiencia gastronómica que es digna de los dioses. Ahora te contamos algunas teorías de cómo surgió esta fecha.

¿Cuál es el motivo por el que se come pozole los jueves en Guerrero?

Si te gusta la historia, te compartiremos la primera teoría, que indica que durante el abrazo de Acatempan -que aparentemente fue un jueves- en la reunión de Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero convocaron a una gran comilona.

Ese día les ofrecieron la preparación ancestral, pero dado que la receta original indica que las piezas de carne se ponen completas, los soldados sentían que la carne estaba muy dura y la desmenuzaron, con esto dieron paso a la fusión con la que se conoce hoy en día.

Por otra parte, el jueces pozolero tiene un carácter solidario debido a que la última cosecha de maíz se hace durante los meses de septiembre. Es una tradición hermanarse con aquellos agricultores a los que no les fue muy bien en la siembra.

A razón de ello, el miércoles se hacía una reunión en donde se apoyaba a quienes no tenían alimento y aprovechaban esta comida al máximo. Debido a que la fiesta se prolongaba, el recalentado del día jueves era aún más delicioso.

Una versión adicional indica que debido a que los jueves les pagaban a los jornaleros, en las cocinas se preparaba este platillo para goce de quienes habían trabajado tan arduo.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas