El mezcal de pechuga sí se hace con animales: De pollo, pavo o conejo

Leilani Díaz

Dicen que para todo mal, mezcal, y para todo bien, también… y si no hay remedio, pues litro y medio. Lo cierto es que esta bebida no solo es deliciosa, también es utilizada como remedio medicinal para algunas dolencias, acaricia el alma cuando se encuentra adolorida y sobre todo, forma parte de nuestra historia. Especialmente cuando hablamos del mezcal de pechuga que se prepara, generalmente, durante la temporada de Día de Muertos.

El mezcal nació entre la ceremonia y la fiesta; de hecho, según algunos estudios realizados por antropólogos de la UNAM, ya se destilaba en ollas de barro desde el año 400 a.C. y se relacionaba con distintos mitos y deidades que ahora, forman parte de nuestra herencia y tradiciones.

¿Por qué se llama mezcal de pechuga?

Existe una gran variedad de mezcales, pero uno de los más populares es precisamente el de pechuga. Sin embargo, aunque es muy probable que ya lo hayas probado, ¿sabes cómo es el proceso para producirlo?

¿Quieres ser considerado experto? Conoce el proceso para elaborar mezcal de pechuga | Fuente: @Freepik

Según la tradición, el mezcal de pechuga es uno de los más importantes para las celebraciones porque tiene una intención con la energía humana y tiene un valor cultural distinto (para algunos).

Esta bebida suele prepararse a final de año, en la temporada de Día de Muertos y además de llevar distintas frutas, entre sus ingredientes se encuentra la carne de algún animal y es por ello que obtuvo ese nombre.

Este tipo de mezcal se elabora principalmente en Oaxaca, aunque en otros estados también lo producen y según la tradición de ese lugar, será el animal que se elija para la preparación. Por ejemplo, hay quienes dicen que se puede hacer hasta con conejo, ganso, iguana o venado, mientras otros aseguran que debe utilizarse una pechuga de pollo, guajolote o cualquier otra ave para no romper con la tradición.

Pero eso sí, el tipo de agave puede ser cualquiera; ya sea tobalá, espadín o el que el mezcalero decida.

El mezcal de pechuga es uno de los más populares | Foto: Unsplash

¿Y cómo se agrega la pechuga?

Una vez que ya se ha extraído el jugo de los agaves, fermentado y destilado dos veces, llevará una tercera destilación en la cual, el mezcalero colgará algunas frutas maduras y semillas como nueces y almendras, así como la pechuga limpia (sin sangre ni vísceras) dentro de la olla de barro o alambique de cobre donde esté la bebida.

La carne se usa para retener el vapor de la destilación y de esa manera, generar una mayor graduación alcohólica en la bebida; además de que potencializa los sabores y añade las notas aromáticas que caracterizan al mezcal de pechuga, eso sí, sin que tenga un sabor a pollo o guajolote.

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Te recomendamos:

Escrito por
Leilani Díaz

Relacionadas