¿Cuándo usar aceite de oliva para cocinar y cuando de girasol? Platillos que quedan mejor

Alejandra Chavarria
usar aceite de oliva para cocinar

Cuando se trata de cocinar, nunca sobra las recomendaciones y consejos para que sea mucho más sencillo el momento de preparar algunos platillos. A razón de ello, ahora te compartimos un secreto muy bien guardado dentro de la gastronomía: Cuándo usar aceite de oliva para cocinar y cuando de girasol.

Es muy importante tomar en cuenta cómo es que este ingrediente forma parte importante de ciertas preparaciones, pero es muy bueno saber cómo se puede emplear sin que le de un sabor desagradable a los platillos, especialmente porque bajo ciertas condiciones puede dar una sensación amarga o poco agradable al paladar.

El aceite de oliva se obtiene de las aceitunas de unos seis a ocho meses de edad, se considera que están maduras cuando pasan al color morado y en ese momento es cuando producen la mayor cantidad de aceite que se emplea para cocinar y forma parte de los platillos más deliciosos en la gastronomía -especialmente en la mediterránea-.

Si bien muchos le consideran como “la más saludable”, también es importante tomar en cuenta que ciertas preparaciones son más o menos recomendables. Lo mismo ocurre con el aceite de girasol, el cual se debe de utilizar de forma correcta para no crear reacciones poco favorables dentro de la cocina.

Por su parte, el aceite de girasol se obtiene al remover la cáscara, se tritura y se calienta a altas temperaturas para obtener hasta un 25% de aceite. “El contenido en lípidos de todas las grasas comestibles es muy elevado, siendo el del aceite de girasol muy cercano al 100%. La mayor parte de estos lípidos se encuentran como triglicéridos, y los ácidos grasos que forman parte de ellos son mayoritariamente poliinsaturados (62% del total de la grasa)”, expresa un estudio de la Fundación Española de Nutrición.

¿Usar aceite de oliva o aceite de girasol? Esto debes saber

Lo más recomendable es que no se use el aceite de oliva en frituras porque al calentarlo por encima de los 160º puede producir acroleína, que es una sustancia tóxica que le da un sabor muy desagradable a los alimentos. No se recomienda pasa freír, o en su lugar verificar el punto de humeo.

Se recomienda para hacer vinagretas o para marinar pescados, así como la elaborar mayonesas. Puede ser ideal para preparar cremas, pastas o salteados.  También funciona muy bien para las ensaladas, verduras, pan, pizza o empanadas.

Por su parte, el aceite de girasol puede ser mucho más barato y es recomendable para algunas preparaciones como las frituras, pues en este caso su consistencia menos viscosa la hace más adecuada para estas recetas. Los platillos altos en especias son los recomendables para este ingrediente.

 ***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas