¿Cómo trocear un pollo entero? Te explicamos paso a paso

Loretta Chantiri

¿Compraste un pollo entero pero no sabes cómo se debe trocear? Nosotros te enseñamos el paso a paso para que lo cortes y limpies a la perfección sin miedo o asco, y de manera muy fácil y rápida desde la comodidad de tu cocina.

Hoy en día ya no se acostumbra a comprar pollo entero, puesto que es más fácil ir solo por la pechuga, las milanesas aplanadas o los muslos para caldo; sin embargo, resulta mucho más económico optar por el pollo completo.

Y más en estas épocas donde absolutamente todo ha subido de precio y ya es más que una necesidad aprender cómo ahorrar a la hora de hacer las compras.

Comprar el pollo entero a veces resulta más barato | Foto: Freepik

Lo “malo”, o la razón por la que la gente no suele comparar pollo entero es por el hecho de tener que trocearlo, limpiarlo y demás para dejarlo listo a la hora de cocinarlo. Algo que, si bien pudiera parecer algo complicado, es en realidad un proceso muy sencillo que puedes aprender a realizar hoy mismo.

Así que pon atención a los siguientes pasos y aprende cómo trocear un pollo entero en casa y por tu propia cuenta para que la próxima vez que vayas al super o a la pollería, optes por elegir la opción económica y además rendidora, porque recuerda que si no cocinas todo el pollo en un día, puedes congelarlo un par de semanas ya troceado sin mayor problema.

¿Cómo trocear un pollo entero?

Necesitarás:

  • Un pollo entero
  • Un cuchillo grande de filo liso muy bien afilado
  • Tijeras grandes afiladas
  • Tabla para cortar

Al trocearlo puedes hacer distintos guisos de una sola pieza | Foto: Freepik

Paso a paso:

Antes de empezar hay quienes suelen enjuagar o lavar el pollo; sin embargo, nosotros te explicamos aquí por qué no es del todo recomendable. Lo mejor que puedes hacer es dejarlo como está o enjuagarlo ligeramente en caso de que tenga tierra o haya estado en contacto con alguna superficie muy sucia.

Después realiza lo siguiente…

  1. Coloca el pollo entero boca arriba sobre la tabla para cortar. Extrae las viseras si es que las lleva, así como la molleja y el pescuezo. Reserva estos dos últimos solo si los quieres para caldo.
  2. Corta justo por debajo de la pechuga la piel que conecta a ésta área con las patas, separándolas totalmente de los muslos y entremuslos. Desecha también la grasa que haya alrededor.
  3. Después colócalo boca abajo y busca el centro de la espalda. Corta justo por el centro ya sea con el cuchillo o las tijeras, y separa los dos muslos y entremuslos.
  4. Busca también la articulación del ala, tira en el sentido opuesto a ella y corta entre la misma hasta separar el ala. Repite el proceso con el ala faltante.
  5. Con ayuda de tu cuchillo bien afilado ve cortando los trozos de piel y grasa, así como los menudillos que van apareciendo para después desecharlos y dejar la pieza limpia.
  6. Puedes cortar también el ala a la altura de la siguiente articulación que sería la del codo para dejar esas dos piezas por separado o bien, dejarlas juntas.
  7. Si quieres deshuesar la pechuga, procede a tumbarlas de lado, con el hueso hacia la tabla, o sea la caja torácica donde van alojadas, e introduce el cuchillo entre la carne y el hueso, despegando la pechuga del mismo.
  8. Corta la pechuga a la mitad con las tijera y retira el hueso blando que se encuentra justo en medio. Puedes dejarla como está o con demasiado cuidado ir fileteándola para hacer milanesas.

Cuece la pechuga completa o filetea para milanesas | Foto: Freepik

¡Y listo! Procede a cocer todas las piezas, o solo la pechuga y congela el resto metiéndolas en una bolsa resellable y después a tu congelador. La decisión es tuya, pero al final el resultado será el mismo pues te darás cuenta que tus bolsillos te agradecerán el hecho de que hayas aprendido cómo trocear un pollo entero.

***

¡Te invitamos a seguirnos en Instagram!

 

Escrito por
Loretta Chantiri

Relacionadas