Así es el sufrimiento de las almejas y ostiones al abrirlas y ponerles limón

Alejandra Chavarria
Almejas y ostiones

Para muchos, los mariscos y otros animales del mar son un verdadero manjar en todo el mundo. Tan es así que incluso hay regiones donde estas especies se comen crudas o vivas todavía, pero alguna vez te has preguntado ¿qué pasa con estos seres al momento de pasar por tu paladar? Esto es lo que sufren almejas y ostiones para que puedas comerlos -un cruel secreto en la cocina-.

Si eres un amante de los moluscos y los consideras una delicia, es probable que nunca se te haya pasado por la mente si estos animales sienten antes y durante el tiempo en que son ingeridos. Si bien varios de ellos son cocinados para el deleite de los comensales, en otros lugares del planeta se comen cuando aún están con vida.

En general, se recomienda que mientras más frescos estén los mariscos, es más seguro comerlos y en específico las almejas deben consumirse mientras aún viven, pues una vez muertas, contienen bacterias que podrían enfermarte y causar una intoxicación.

mariscos crudos

Quizá no imaginabas el sufrimiento que pasan los mariscos crudos | Fuente: Pexels

La terrible verdad es que, en efecto, estos animales siguen vivos mientras te los comes; experimentan dolor mientras los llevas a tu boca debido a que, como otros seres vivos, tienen un sistema nervioso capaz de percibir sensaciones.

Esto es lo que sienten almejas y ostiones al llegar a tu plato

Comer animales vivos sigue siendo una práctica controversial y así lo vivió la comunicadora Martha Debayle al momento en que uno de sus acompañantes comió un pulpo vivo durante un viaje a Seúl, Corea. Y es que en uno de sus videos, bastante criticados, se podía ver cómo los brazos del pulpo seguían retorciéndose cuando se colocan en el plato e incluso después, conforme pasan por la garganta.

Al respecto, el especialista Mauricio Herrera, biólogo egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán y experto en moluscos, comentó que en este caso el pulpo no “sentiría dolor” como tal, porque la extremidad ya está desconectada del cerebro. No obstante, no hay duda de que este animal siente dolor al momento de sufrir la mutilación.

En el caso de los ostiones, las almejas o los mejillones, en el momento en que los parten para servirlos en un plato, el experto asegura que asemeja a si los hubieran partido a la mitad; pero aún siguen vivas. Ahí comienza su sufrimiento.

Asimismo explicó que cuando le agregamos limón o irritantes como la salsa, estos animales pueden sentir lo equivalente a tener ácido en una herida abierta. Está es la razón por la que antes de la ingesta realizan ciertos movimientos.

No obstante, este es el menor de sus problemas, señaló Herrera, pues en realidad estos moluscos van a estar más preocupados por la falta de oxígeno al no estar dentro del agua; por lo que básicamente se estarían ahogando.

Ahora que ya sabes la verdad detrás del consumo de estos animales, ¿volverías a comerlos de la misma forma?

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas