Prepárate

¿Home office eterno? Posturas de yoga fáciles que te aliviarán el dolor de espalda

Estos últimos días he tenido la impresión de que el home office es eterno. ¿No...

Leilani Díaz

dolor-de-espalda-posturas-yoga-home-office-24-de-abril-2020
Unsplash

Estos últimos días he tenido la impresión de que el home office es eterno. ¿No te pasa que sientes como si ahora tuvieras más trabajo? Al cabo de 8 horas, la espalda te mata; te levantas del escritorio y de pronto eres una matraca, que truena a la izquierda, y suena aún peor hacia la derecha.

Es decir, quizá en muchos casos el número de horas frente a la computadora sea mayor o menor, lo cierto es que incluso la Organización Mundial de la Salud recomienda mantenerse activo durante el confinamiento.

Si a los días sentados frente a la computadora, le sumas las malas posturas y el sedentarismo, tienes como resultado un constante dolor en la zona alta de la espalda y en la zona lumbar, atribuido al “cuello adelantado”.

Ante este mal que aqueja a miles de personas, especialistas han sugerido fortalecer los músculos de la espalda.

¿Y cómo se hace eso? Dirás tú. Pues no te preocupes, aquí te dejo algunas posturas de yoga para principiantes que se convertirán en tu pan de cada día, y lo mejor es que las puedes hacer desde tu sala o recámara.

 

dolor-de-espalda-posturas-yoga-home-office-perro-boca-abajo-24-de-abril-2020

Pixabay

Una de las posturas de yoga más conocidas, principalmente por sus beneficios como la potencia y equilibrio que te brinda, además de regenerar las células e irrigar el cerebro.

Se trata de ponerte en cuatro puntos, con las manos apoyadas en el suelo y los pies separados a la altura de tu cadera. Después debes subir tu coxis mientras empujas el suelo con tus manos e imaginas cómo tu columna se alarga, liberando tensión entre las vértebras.

Si eres principiante, mantén la postura solo 30-40 segundos.

Con ella lograrás estirar perfectamente los isquisiotibiales y los gemelos.

 

dolor-de-espalda-posturas-yoga-home-office-cobra-24-de-abril-2020

Unsplash

Generalmente, esta se hace inmediatamente después de la del perro boca abajo. En esta, se emula la posición de una cobra que se levanta desde el suelo y sirve para elongar la espalda, así como fortalecer sus músculos.

Para llevarla a cabo, debes poner las palmas de las manos firmemente apoyadas en el suelo, justo abajo de los hombros, y los codos pegados al cuerpo.

Con tus hombros hacia atrás y la cabeza mirando al frente, apoya tu cadera en el suelo mientras aprietas los músculos de piernas y glúteos.

 

Esta se ve difícil… pero no lo es. Consiste en levantar las piernas y acercarlas estiradas hasta situarlas encima de la cabeza y tocar el piso con los pies.

Hay dos versiones de esta postura (excelente para el dolor de espalda): la más conocida, con los brazos señalando en la dirección contraria a las piernas; y otra, menos famosa, con los brazos tocando los pies.

Para lograrla comienza recostado en el suelo y despacio, dobla las piernas y apoya los pies sobre el tapete o donde estés.

Aleja los brazos del tronco y apóyalos firmemente para poder impulsar la cadera hacia arriba y da un pasito hacia dentro con los pies. Impúlsate, esta vez con fuerza y levanta las piernas hasta arriba del torso y apoya los pies en el piso.

 

Por último para aliviar esos dolores que te trae el home office, te dejo esta postura ideal para relajarte y estirar tu espalda.

Para ello debes colocarte de rodillas en el suelo, sentado sobre tus talones con los dedos pulgares de los pies juntos y las rodillas separadas al ancho de las caderas.

Lentamente vas a soltar todo el aire, mientras inclinas la espalda hasta llegar al suelo con tu frente. El coxis siempre debes mantenerlo alargado y el cuerpo relajado.