Un niño consentido y amado, no es un niño malcriado; no confundas

Alejandra Chavarria

Algo que ocurre con frecuencia y a lo que debes acostumbrarte cuando tienes hijos es a los comentarios de personas externas que poco tienen que ver con tu dinámica familiar; pero invariablemente siempre están a la orden del día los comentarios malintencionados. El principal comentario llega cuando tienes un niño consentido al que les das solo lo mejor.

“Lo vas a malacostumbrar”, “Se va a volver grosero si le das todo“, “Así se hacen caprichosos, no se lo permitas”, “Será un niño grosero si lo sigues tratando de esa manera”, son algunos de los comentarios más frecuentes de personas que no se tendrían qué inmiscuir en la crianza de tu pequeño amado.

Gestos de amor como abrazarlos frecuentemente, hablarles con respeto y tolerancia, preguntarles sobre sus emociones, concederles ciertos gustos e incluso caprichos son motivos para que la gente asuma que tienes un niño consentido y por tanto, un pequeño grosero.

Un niño malcriado no es precisamente un niño mimado, déjalo ser | Fuente: @Pexels

Sin embargo, como madre o padre sabes que es tu pequeño amado y que merece únicamente lo mejor; le estás enseñando que nunca debe conformarse con menos, pero también le estás demostrando el apoyo emocional incondicional que le puedes brindar.

No solo a través de lo material le demuestras tu afecto, también lo haces a través de tus constantes abrazos, los besos en la mejilla, las cosquillas en el estómago, despeinar su cabello cuando están enojados o hasta hacerles su comida predilecta si se portaron bien.

¿Por qué un niño consentido puede ser más seguro que el resti?

Un niño consentido también es sinónimo de seguridad y de fuerza, aquel pequeñito en época de crecimiento que recibe esta clase de atenciones tendrá la capacidad de afrontar de mejor manera los obstáculos y además de no depender emocionalmente de nadie.

Porque hay que dejar algo en claro, un pequeño que recibe amor no necesariamente es aquel al que le resuelven todo o es ese al que a todo le dan un “sí” como respuesta; también es un niño que ha aprendido a regular sus emociones porque eso le han enseñado en casa.

Un niño consentido es aquel que recibe de sus padres solo lo mejor | Fuente: @Pexels

Mamá y papá deben estar preparados para afrontar esta clase de comentarios y críticas que generalmente nacen de la envidia; de pensar que solo una forma de educar es la correcta y de asumir que el mundo solo funciona a través de los golpes o la violencia.

Un niño mimado sabrá en qué momento sus padres pueden dar todo de sí y cuándo es momento de estar a su lado; si tu pequeño no es grosero a pesar de que le das todo o más de lo posible, entonces estás haciendo un gran trabajo y no debes tomar en cuenta los comentarios del resto.

Un pequeño amado puede ser blanco de críticas por el afecto o atención que recibe | Fuente: @Pexels

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas