Padres e hijos

¿Tu hijo está en la edad de los berrinches? Experta da el mejor método de autoregulación

Tener hijos es un acontecimiento bastante grande que implica vivir una gran diversidad de experiencias...

Alejandra Chavarria

edad de los berrinches
Aguas con la edad de los berrinches | Fuente Freepik

Tener hijos es un acontecimiento bastante grande que implica vivir una gran diversidad de experiencias con las que hay que lidiar, algunas que se pueden manejar y otras que no lo serán tanto. ¿Tu hijo está en la edad de los berrinches? Experta da el mejor método de autoregulación.

Si bien se hace lo mejor para ayudar a los hijos en su crecimiento, puede que existan algunas situaciones no tan favorables que hagan que los hijos tengan alguna dificultad.

No hay duda que cuidar de los hijos es un proceso complejo para el que nadie está preparado, y ante las diversas situaciones que se presentan se deben encontrar soluciones para ayudarlos.

rabieta de los primeros años

Es importante guiarlos durante las rabietas de los primeros años | Fuente Freepik

Cuando son algo pequeños y presentan algún tipo de cambio, se muestran generalmente acelerados, enojados o incluso ansiosos, y aunque algunas veces no se considera, el utilizar la respiración de manera correcta puede ayudar a regular las emociones de los más pequeños.

Lo anterior mencionado se sustenta en que, el proceso de respiración es algo innato, que a su vez permite oxigenar las células de nuestro cuerpo además de desintoxicarlo, sin olvidar que también hacerlo de manera correcta favorece a realizar una autorregulación.

Así que si deseas poder acompañar a tu hijo y enseñarle una forma de utilizar la respiración a manera de que se pueda calmar/autorregular, te contamos más al respecto.

¿Cómo guiar a tus pequeños durante la edad de los berrinches?

Ahora, te compartiremos un método de autoregulación para esos primeros años, pues este ayudará a que en posteriores ocasiones sean mucho más conscientes de cómo gestionar sus emociones:

  1. Lo primero que debes hacer es colocarte frente a tu hijo.
  2. Después pon el ejemplo del ejercicio de respiración.
  3. Cuando sea su turno, recuerda acompañarlos, por si necesitan de una indicación, esta siempre debe ser simple y clara.

Un ejemplo puede ser:

Así de sencillo puedes ayudar a que, poco a poco tu hijo pueda autorregularse, sólo será cuestión de acompañarlo en el proceso y pronto notarás los cambios en su vida diaria.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.