¿Tu hijo ama los dinosaurios? Podría ser más inteligente que los demás

Loretta Chantiri

Los niños siempre tienen gustos diferentes y fantasiosos, por ejemplo, están los que sueñan con ser futbolistas, los que adoran los videojuegos, los que quieren ser estrellas de rock y también los que simplemente aman los dinosaurios quienes, según científicos, podrían ser mucho más inteligentes que el resto de los otros niños. Así que si tu hijo es fanático de estas criaturas prehistóricas, no lo desmotives porque este interés podría estar incrementando su inteligencia.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Indiana y de la Universidad de Wisconsin, el gusto por este tema puede tener una serie de beneficios como un mayor conocimiento, persistencia, atención y un procesamiento más profundo.

Durante nuestro desarrollo todos generamos interés en distintos temas y cosas. Dichos intereses son son la relación que un individuo establece con los objetos, eventos o asuntos.

Como tal, un estado psicológico que en la infancia es bastante general, pero que en la adolescencia se vuelve más personalizado, por lo que éstos van cambiando al mismo tiempo que vamos creciendo.

(Foto: Freepik)

En cuanto a los dinosaurios, en una edad temprana, estos seres maravillosos estimulan la recopilación de datos en los pequeños, lo que los lleva al desarrollo de distintas habilidades y el deseo de saber más sobre el tema a través de libros, medios digitales, videos, películas, documentales y modelos de juguetes que apoyen ese aprendizaje, lo que también se traduce en un mejor dominio del lenguaje.

Por otra parte, el que los padres y madres promuevan las aventuras fantásticas de sus hijos con pequeños dinosaurios de plástico y otros animales, incrementan en ellos el interés en los juegos sociodramáticos, así como actividades que les permiten comunicarse con su entorno más eficientemente logrando que para ellos sea más fácil la transición de una etapa a otra durante su desarrollo.

Además, esta obsesión no es algo que deba alarmarte o preocuparte, ya que de acuerdo al mismo estudio, dicho amor por los dinosaurios va desapareciendo cuando el pequeño descubre que a sus amigos no les llama la atención hablar del tema.

Así que si tu hijo o hija ama por completo los dinosaurios dale cuerda para los siga disfrutando tanto como pueda, al final podría inclinarlo hacia el lado científico o artístico, o si de plano su amor por estas criaturas es demasiado, quizá llegue a ser un gran paleontólogo.

¿Te gustaban los dinosaurios cuando pequeño o pequeña?

***

Escrito por
Loretta Chantiri

Relacionadas