Si quieres que tu hija tenga relaciones sanas en el amor, debes cuidarla desde la infancia

Alejandra Chavarria

Algunas personas consideran que la felicidad del presente es el éxito del futuro; y quizá no estén tan equivocadas. De acuerdo con un estudio realizado para tener más consejos para padres en torno a la crianza positiva, destacaron que para que una hija tenga relaciones sanas en el amor debe ser respetada y amada desde la infancia.

Más allá de las posesiones materiales, el cariño al que se le expone a una niña desde la infancia será un referente para la edad adulta, como dieron a conocer en una investigación que busca devolver esta importancia a las bases de la educación familiar y el entorno en el que se desarrollan de pequeñas.

Para que una hija tenga relaciones sanas en el amor y no tenga vínculos tóxicos que lastimen su salud mental, emocional, etc. Hay que seguir las bases de tener una relación familiar sólida, estable y amorosa. No basta con estar presente como padre y padre, es necesario saber estar para ellas.

Tu hija aprenderá a tener relaciones sanas con lo que vio en casa I Fuente: Pexels

El estudio publicado en el Journal of Youth and Adolescence reúne las experiencias y consejos para padres de expertos en desarrollo infantil. En este análisis descubrieron que las relaciones familiares tempranas marcarán a los jóvenes adultos y sus decisiones futuras.

“La relación familiar es la primera relación íntima de tu vida, y aplicas lo que aprendes a las relaciones posteriores. También es donde puedes aprender a comunicarte de manera constructiva, o tal vez a la inversa, a gritar y gritar cuando tienen un desacuerdo”, explica el experto en Desarrollo Humano, Mengya Xia en el estudio.

¿Por qué es fundamental la enseñanza familiar desde la infancia en las relaciones saludables?

Como lo explican los expertos, una relación sana será en gran medida reflejo de lo que ocurrió en el hogar. Si tuviste una madre manipuladora y dominante, quizá en algún momento tu podrías emular esas actitudes; o viceversa, si fue una mujer abnegada y pacífica, quizá te comporte de la misma forma con tu actual pareja.

Por ello, es fundamental hacer una revisión de cómo es el núcleo familiar en el que las hijas se desenvuelven para garantizar que tendrán un futuro en el que no habrá violencia física, verbal, psicológica o incluso económica. Mucho de lo que aprenda en casa, se lo llevará a sus noviazgos.

El primer núcleo familiar es fundamental para las relaciones futuras I Fuente: Pexels

Con respecto a este tema, los investigadores hicieron una encuesta a cerca de mil estudiantes para comprender el impacto que la familia tiene en la niñez y cómo esta repercute en las decisiones que se tomarán en el futuro para los adultos jóvenes en crecimiento.

Así, descubrieron que para que una hija tenga relaciones sanas en el amor se debe en gran medida tener un clima familiar positivo en donde puedan aprender a resolver problemas desde el amor, la empatía y el respeto. Esto se consigue a través de la crianza eficaz y positiva.

Y no solo eso, las y los jóvenes con núcleos familiares estables experimentaron relaciones más intensas y sanas que aquellos que estuvieron inmersos desde la niñez en familias que carecían de recursos psicológicos para hacerle frente a la resolución de problemas.

Tener un núcleo familiar estable ayudará a tener vínculos más sanos I Fuente: Pexels

Otros beneficios de respetar, amar y cuidar a los hijos en la infancia:

  • Serán más propensos a ser afectuosos cuando la situación lo requiera
  • Tendrán menos estrategias destructivas
  • La violencia no será una forma de solucionar las cosas
  • Son mucho más asertivos
  • Tienen mejor habilidad para resolver problemas en diversas esferas de la vida

 

 

Con información de Psychology Today

***

 

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas