¿Qué es el Síndrome del bebé zarandeado y cómo evitarlo?

Alejandra Chavarria

El Síndrome del Bebé Zarandeado -también conocido como traumatismo craneal por maltrato o impacto por sacudida- sucede cuando a un niño o niña se sacude o se arroja sobre una superficie. La edad en la que esto puede llegar a suceder está entre un año a 5 años. Seguramente te ha tocado ver a tu familia sacudir de forma brusca a tu pequeño, como parte de los consejos para padres es fundamental que les pidas que eviten esta clase de acciones.

El cerebro de los bebés es muy frágil, ya que los músculos del cuello aún no han madurado y sus cabezas son más grandes a comparación del tamaño de su cuerpo. Cuando se sacude la cabeza de un pequeño, pueden ocurrir diferentes lesiones.

Algunas condiciones que se desarrollan dentro el Síndrome el Bebé Zarandeado están los desgarros en el tejido cerebral y puede llegar a destruir células cerebrales como las neuronas y esto impediría una correcta oxigenación del cerebro o producir inflamación del mismo, además de lesionar la médula espinal.

Foto: Pexels

Aparte de esas lesiones, pueden tener consecuencias a largo plazo, como: pérdida auditiva, convulsiones, incapacidad de lenguaje y aprendizaje. Estos traumatismos incluso pueden llegar a ser fatales y llegar a la muerte.

¿Qué síntomas existen dentro de este traumatismo craneal por maltrato?

Hay síntomas por los que podemos observar diferente síntomas o señales:

  • Irritabilidad
  • Dificultad para respirar
  • Vómito
  • Palidez o coloración azulada
  • Dificultad para mantenerse despierto o letargo
  • Inapetencia
  • Debilidad corporal
  • Sangrado de nariz o de ojos

Como padres y madres deben ser cuidadosos con este tipo de lesiones que pueden ser provocadas por juegos bruscos, los cuales debemos evitar y no olvidar la fragilidad de los pequeños o pequeñas.
También estar al pendientes de con quien los dejamos pues estas lesiones son indicadores de violencia y maltratos.

Foto: Pexels

¿Qué hago si creo que mi bebé está pasando por el Síndrome del Bebé Zarandeado?

Lo más importante es acudir a una consulta con un experto y explicar qué es lo que pasó, sin olvidar cualquier síntoma que presentó. Posiblemente se ocupe oxígeno para estabilizar al niño o niña. Dependiendo del daño se deberán proporcionar antiinflamatorios y pedir placas para corroborar que ningún hueso se haya visto afectado.

 

 

Con información de MayoClinic y ChildHood International

***

 

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas