Niños superdotados: 10 señales de que tu hijo será más inteligente que el resto

Alejandra Chavarria

Es un hecho que no todos los pequeños son iguales o poseen las mismas capacidades; pero es muy sencillo reconocer a los niños superdotados o que poseen habilidades con las que pocos cuentan a su edad. Los consejos para padres de los expertos indican que lo más importante de esto es poder ayudar a los hijos en el tiempo adecuado.

Debido a que tienen ciertas capacidades extra, los niños que son más inteligentes que el resto podrían tener problemas escolares, aburrirse con demasiada facilidad o incluso ser considerados como “problemáticos” porque tienen un aprendizaje mucho más rápido o ágil que los demás.

Los pequeños considerados con “altas capacidades” son definidos como “aquellos que muestran una gran capacidad de aprendizaje y curiosidad; que se interesan por aprender y entender; que preguntan; que tienen la capacidad para resolver problemas y que son capaces de hacer deducciones y de cuestionarse”; de acuerdo con las declaraciones de la psicóloga Olga Carmona para “El País”.

 

Foto: Pexels

La razón por la que debes detectar a tiempo estas características es porque los menores requieren no solo una impartición de aprendizaje diferente, también requieren apoyo escolar y emocional que los ayude a explotar sus capacidades de manera adecuada sin sentirse abrumados por esta constante curiosidad.

Aquellos que son considerados como superdotados deben cumplir con un número igual o mayor a 130 en la Escala de Wechler; esta evaluación se puede hacer después de los seis años para conocer si el menor requiere una ayuda extra.

¿Qué señales son las más visibles en un niño con altas capacidades?

“La alta capacidad es una manera diferente de entender y procesar la realidad. Es un funcionamiento neurológico distinto, con estructuras y funciones cerebrales que difieren de los niños normotípicos, por muy inteligentes que estos sean”, reitera Olga Carmona.

Para entender mejor este desarrollo más avanzado en 10 puntos puedes encontrar factores como:

  1. En los primeros días de vida podría sostener la cabeza y mirar fijamente a sus alrededor; incluso es capaz de sonreír intencionalmente antes de las 6 semanas de vida
  2. Desde muy pequeño presentó un comunicación precoz, esto quiere decir que expresó sus primeras palabras a los 8 meses o el año y a los 24 meses ya cuenta con un vocabulario avanzado.
  3. Después de los dos años posee un interés por el abecedario e incluso lo aprende
  4. Se memoriza letras y colores mucho antes de lo esperado, lo cual abarca el tiempo antes de los tres años
  5. A la hora de jugar es sumamente creativo e imaginativo
  6. A los niños superdotados les agrada la compañía de los adultos y prefieren estar en compañía de niños mayores
  7. Se entretiene y concentra adecuadamente cuando algo le interesa
  8. Es perfeccionista y es observador, observa los pequeños detalles
  9. La fase de preguntas de “¿por qué?” llega antes de los dos años
  10. Exige mucha atención y necesita numerosos estímulos por su intención de aprende

Foto: Pexels

¿Qué hago en caso de que mi hijo sea superdotado?

Dentro de los posibles tratamientos que existen para un pequeño más inteligente que el resto -de acuerdo con la Doctora pediatra Esther Martínez García- están: avanzar de curso al menor, hacer grupos con otros niños de sus mismas características, asistir a talleres extraescolares, asistir a clases adicionales donde lo puedan apoyar después de la escuela.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, solo el 2% de los infantes en el mundo pueden ser considerados como “niños superdotados”; así que quizá en tu hogar haya una pequeña semilla llena de curiosidad y ganas de explorar al mundo que superan al resto.

Como padres es fundamental que juegues y hables con él de manera madura; procura tratar hechos cotidianos de los adultos. Presta atención si tienen inclinación por las artes o lo números.

 

 

 

Con información de OMS y Guía Infantil

***

 

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas