¿Le permites todo a tu hijo? 5 problemas de comportamiento que no debes ignorar

Alejandra Chavarria
problemas de comportamiento

Conforme los niños crecen, van adoptando ciertas actitudes que aunque al principio parecieran inofensivas, con el tiempo se vuelven habituales, hasta llegar a ser realmente problemáticas y difíciles de eliminar. Para que esto no te pase, te compartimos 5 problemas de comportamiento de tus hijos que los padres no deben pasar por alto.

Cuando se trata de la crianza de los hijos, seguramente ya habrás escuchado esa analogía que dice que los pequeños son como esponjas que absorben todo. Una frase muy real, pues ciertamente lo hacen, sobre todo a edades muy tempranas cuando apenas están descubriendo el mundo.

Esta es la razón por la que, como padres, se debe ser muy cuidadoso con lo que dice y hace en casa, pues los niños empiezan a replicar estos comportamientos aunque no sepan muy bien que signifiquen. Simplemente lo ven en sus más cercanos y lo repiten.

El problema es que poco a poco estas actitudes van influyendo en su personalidad, autoestima y el trato que tienen hacia los demás, así que es conveniente actuar de inmediato si detectamos ciertas conductas dañinas.

Por supuesto, se debe ser cuidadoso de enseñarles con respeto, desterrando los castigos sin sentido y el autoritarismo que lejos de educar, solo aleja a los hijos. Ahora te presentamos los problemas de comportamiento que no debes ignorar.

No ignores estas señales, así se ven los problemas de comportamiento en los niños

  1. Interrupción: al principio los niños no saben cuando deben permitir hablar a otra persona, pero una vez que sean conscientes de que deben esperar mientras alguien más está diciendo algo, entonces aprenderán a tener paciencia por su turno. Sin embargo, si ya lo saben y aún así suelen hacerlo, es importante señalarles que esto no es correcto.
  2. Impaciencia: si algo caracteriza a los pequeños es que son impacientes, pero es cuestión de enseñarles a controlar sus impulsos para evitar que entren en crisis cuando no obtienen lo que quieren de inmediato. Los padres no deben responder a las demandas de un niño casi dándoles lo que quieren, una práctica conocida como “estiramiento de la paciencia”.
  3. Jugar muy rudo: los juegos con otros niños deben quedarse en eso y no escalar hacia la violencia. Algunos pequeños no miden su fuerza, por ello hay que enseñarles a convivir de forma sana, sin llegar a los golpes, pellizcos o empujones. Debes corregirlos antes de que se vuelvan señales de alarma.
  4. Indiferencia: si te ha pasado que llamas a tus hijos varias veces y no recibes respuesta esto suele ser un acto para ignorar a los padres deliberadamente. Quizá este sea el peor signo de que existe una mala relación en casa y una total desconexión con sus hijos. Lo mejor es cultivar ese vínculo de confianza y respeto con ellos desde una edad temprana
  5. Malas palabras: en algún momento los padres escucharán una mala palabra salir de la boca de sus hijos. Y si bien podría divertir al principio, está situación solo empeorará con el tiempo si lo siguen permitiendo. Ellos deben saber cuándo no deben usar esas palabras inapropiadas y explicarles lo que significan, por supuesto, todo conforme a su edad. De igual modo, enseñarles la importancia de no caer en las ofensas hacia los demás.

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Instagram y Youtube.

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas