¿Le gritas a tu hijo? Podrías estar dañando su cerebro

Katia Muciño Briseño

Cuando los niños están en pleno crecimiento suelen hacer travesuras, bromas y hasta provocar -sin querer- algunos accidentes en casa; si estás en esa situación y crees que gritarle a tus hijos es la mejor opción para corregir su comportamiento, podrías estar dañando su cerebro sin saberlo.

Es común que los hijos sobrepasen el límite pero no por ello dejan de ser seres frágiles y sensibles, no hay que perder de vista que la infancia es una de las etapas más importantes del ser humano y en ella se definen muchas actitudes que podrán tener en el futuro. 

En lugar de gritar toma un respiro, despeja tu mente y piensa dos veces si quieres que tu hijo pase por alguno de los siguientes efectos:

Estos consejos te ayudarán a dejar de gritarle a tus hijos y conectarte con ellos | Fuente: @Pexels

Baja autoestima 

Gritarles de manera agresiva genera miedo hacia los padres y, con el tiempo, los niños dejan de querer compartir situaciones o pensamientos por temor a ser regañados de nuevo. El efecto del grito y la humillación se ve reflejado  en una baja autoestima: deseos de ser otra persona, dejar de compartir con otros y aislarse. 

Bloqueo en emociones 

Después de escuchar gritos tendrán miedo a hablar y aún peor, bloquearán sus emociones, no sabrán de qué forma reaccionar porque minutos después del regaño experimentan un momento shock. Cada vez que ocurra ellos paralizarán sus emociones y dejarán de identificar sus emociones a largo plazo además de cerrarse al diálogo. 

Depresión 

Cuando los niños crecen con gritos constantes en el grupo familiar comienzan a gestar una depresión temprana que no los ayuda a encontrarse a sí mismos, definir sus gustos y preferencias, tener metas y deseos, convivir con los demás. Es por ello que en muchos casos reflejan depresión en su etapa madura. 

Deja de escucharte 

Al terminar de discutir y gritar es común que ellos se sientan aislados y se escondan en sus habitaciones o espacios que consideren seguros. Este es sólo el primer paso que tomarán para alejarse y lo peor, dejar de escucharte. Con el tiempo construirán un bloque hacia tus palabras e indicaciones; es posible que comiencen a ignorarte para no ser regañados. 

Cuando le gritas a tus hijos y cómo controlarlo | Fuente: @Freepik

¿Qué puedes hacer para evitar educar con gritos a tus hijos? 

  • Ten calma
  • Escucha
  • Planea actividades juntos
  • Propicia el diálogo con ellos
  • Aprende de tus hijos

Aproximarse a los hijos puede ser la mejor forma de entablar una relación sana y encontrar soluciones juntos. No olvides que la comunicación es algo fundamental en el crecimiento y desarrollo como padres e hijos; acércate y escucha lo que tienen que decir.

¡No olvides revisar el contenido de Viviendo en Casa a través de nuestro Canal de Youtube!

 

Escrito por
Katia Muciño Briseño

Relacionadas