¿Cuándo y cómo hablar con tus hijos sobre racismo para evitarles prejuicios?

Leilani Díaz

En el contexto de las protestas en Estados Unidos por el asesinato de George Floyd a manos de un policía, muchos padres se encuentran preocupados respecto a cómo abordar este tema con sus hijos para evitar que crezcan con prejuicios basados en el color de piel de las personas.

Y es que ahora, con la accesibilidad a la tecnología y las redes sociales, es muy fácil que los niños observen videos sobre violencia por discriminación o incluso que lleguen a normalizar este tipo de conductas.

Entonces ¿cómo hablar sobre racismo con los niños?

Los niños aprenden sobre los prejuicios raciales desde una edad temprana y aprenden precisamente de sus padres, a reaccionar ante las diferencias que la sociedad hace por este motivo.

En ese sentido, la presidenta del Comité de Salud de Minorías, Equidad e Inclusión de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés), Nie Heard-Garris, explicó que “el primer paso de un padre es cuidar de sí mismo, de su salud mental y de su salud emocional. Ponerse primero la máscara de oxígeno propia antes de ayudar a su hijo”.

Asimismo, agregó en entrevista con CNN que una vez que los padres están listos para hablar de manera tranquila y racional, “entonces pueden analizar lo que es importante transmitirle a su hijo para que no esté compartiendo información que pueda traumatizarlos o hacerlos sentir inseguros”.

Y por supuesto, lo primero será afrontar tus propios prejuicios como adulto y corregirlos ya que los padres son los primeros maestros de sus hijos; enviar un mensaje coherente les ayudará a los niños a entender por qué es importante la diversidad racial y cultural.

Otra cosa que puedes hacer es exponer a tus hijos al contacto con otro tipo de personas; esta experiencia puede ser obtenida viajando a algún otro país o comunidad distinta.

¿Cuándo es mejor hacerlo?

Según los expertos, cuando los bebés llegan a los 6 meses de edad, su cerebro ya puede reconocer diferencias raciales.

Más tarde, entre los 2 y los 4 años, los niños ya pueden internalizar prejuicios raciales.

A los 12, muchos niños asientan sus creencias, lo que les da a sus padres una década para moldear el proceso de aprendizaje con el fin de que disminuyan los prejuicios raciales y mejore la comprensión cultural.

 

Escrito por
Leilani Díaz

Relacionadas