¿Llora cuando no estás? Conoce qué tipo de apego tiene tu hijo y cómo ayudarlo

Alejandra Chavarria

No cabe duda que la crianza y maternidad es realmente un reto que pocas personas están dispuestas a enfrentar con recursos científicos o médicos que les ayuden a ser mejores como padres. Para evitar repercusiones negativas en el futuro de tu pequeño te invitamos a conocer qué tipo de apego tiene tu hijo y cómo ayudarlo.

Para empezar, es muy importante detallar que el apego consiste en las actitudes de cercanía que un niño tiene con su madre desde que nace; desde funciones básicas como la alimentación, la protección, el vestido, el juego, entre otras.

De acuerdo con las bases que presentó el psicólogo John Bowlby a finales de la década de los 60, la teoría del apego consiste en el vínculo que existe entre los temores, ansiedad y seguridad emocional en relación a la respuesta que recibe de sus cuidadores.

Los diferentes tipos de apego pueden repercutir en la crianza de los niños | Fuente: @Pexels

Los terapeutas infantiles indican que hay cuatro conceptos que componen esta característica humana y se trata de: el deseo de estar cerca de las personas a las que se está vinculado, contar con un refugio seguro frente a la amenaza, figura de seguridad para poder explorar el ambiente que rodea, ansiedad cuando el menor no cuenta con la figura de protección.

“Se considera que los niños tienen apego si son proclives a buscar proximidad y contacto hacia un cuidador específico en momentos de angustia, enfermedad y cansancio”, especifica Bowlby en su postulado.

¿Cómo saber qué tipo de apego tienen tus pequeños?

Quizá lo más impactante de esta teoría es el hecho de que este podría marcar cómo es que esos seres humanos se comportan en la adultez con base en la experiencia infantil con el apego; a razón de ello, es muy importante saber cubrir de forma inteligente las necesidades.

De lo contrario, aquellos que no tuvieron herramientas suficientes podrían tener problemas con su autoestima, poca o nula capacidad para resolver problemas, incapacidad para mantener vínculos de pareja o amistad, así como carencia de seguridad para encontrar la autonomía.

La manera en la que te diriges con tu hijo es como se fundarán las bases del apego | Fuente: @Pexels

Conoce qué tipo de apego tienen tus hijos:

  • Sano: El pequeño percibe que cuenta con una incondicionalidad por parte de sus figuras de apego y se siente seguro para conocer su entorno
  • Inseguro-disfuncional: Cuando sus padres no están se muestra angustiado y temeroso, llora cuando no le prestan atención o no está en brazos
  • Inseguro ambivalente: Son niños que por la indiferencia que recibieron de su cuidador presenta una conducta similar con su exterior

Para ayudarlos en esta formación es importante basar la crianza en apoyar la independencia, legitimar las emociones, promover la autonomía, ayudar con el manejo de emociones, marcar límites claros. Pero también es importante no caer en los extremos de sobreprotección o desprotección.

Con información de Guía Infantil

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook y Youtube.

 

Escrito por
Alejandra Chavarria

Relacionadas