¿Cómo educar a tus hijos sin chantajes? 3 claves infalibles

Belem Capetillo

Amenazar o condicionar a tus hijos para que cumplan con sus obligaciones y deberes es una forma sutil de violencia. En esta edición de consejos para padres, queremos contarte las razones por las cuales el chantaje es una forma poco saludable para comunicarnos. Sí es posible educar hijos sin chantajes.

Sabemos perfecto que, a veces, encauzar el comportamiento de nuestros pequeños parece una misión imposible y, entonces, el chantaje emocional entra en juego. Sin querer, usamos el miedo y la culpa para conseguir lo que creemos que es lo mejor.

Cuando ignoramos un berrinche y los “calmamos” con amenazas, solo vamos a lograr que repriman sus emociones. Estamos poniendo barreras a la comunicación que, más adelante, nos alejan de nuestros hijos de una forma casi irremediable.

Chantajear a tus hijos suele ser inconsciente | Fuente: Unsplash

El chantaje genera inseguridad, temor y hasta resentimiento. La línea entre manipular y hacerle saber a tus hijos que sus actos tienen consecuencias parece muy delgada, pero estos ejemplos de chantajes cotidianos pueden darnos claridad.

Ejemplos de chantaje emocional inconsciente

  • “Si no te acabas la comida, no hay fiesta de cumpleaños”. Con este tipo de frases, el sentimiento de culpabilidad de los niños no hace más que crecer hasta que, eventualmente, se convierten en adultos con dificultades para relacionarse.
  • “Si sigues así, nadie te va a querer”. Es una expresión hiriente, pues estás condicionando el amor de quienes lo rodean.
  • “Quédate quietecito y te doy la tablet. Este aparato se convierte en una gratificación y el niño va a querer más de lo mismo. Es un hábito que puede traer graves consecuencias para su desarrollo cerebral.

No necesitas de las amenazas para conseguir que tus hijos coman saludable | Fuente: Pexels

Consejos para educar a tus hijos sin chantajes

Es necesario que, más que imponerles nuestra forma de pensar, les enseñemos a reflexionar acerca de sus elecciones. Que sepan que cuentan con sus padres, que son amados y que, sin embargo, deben hacerse cargo de sí mismos. Estos consejos son solo una guía para mejorar tu proceso de crianza:

  1. Empatiza con sus necesidades. Piensa menos en lo que tú quieres y ponte en sus zapatos. Pregúntales acerca de sus necesidades y, juntos, descubran cómo es que pueden satisfacerlas.
  2. Déjalos decidir. Dales opciones, háblales de las consecuencias de elegir cada uno de estos caminos y pregúntales si es que ven otras posibilidades. Esa libertad es la clave para criar niñas exitosas e independientes.
  3. Dales ejemplos. Cuando duden acerca de qué decisión tomar, apóyalos con ejemplos pero no desde tus miedos y creencias. Hazlo de la forma más objetiva posible, por ejemplo: “Si no haces tu tarea, puede reprobar la materia”.

Dales a tus hijos libertades y, al mismo tiempo, sé su guía | Fuente: Pexels

Lo importante es que te tomes algunos minutos para pensar en el impacto de tus palabras y que trates siempre a tus pequeños con el respeto que esperas de ellos. Los niños imitan todo lo que ven, no lo pierdas de vista y educa siempre con amor.

¿Te han resultado útiles estos consejos para padres? Estamos seguras de que van a mejorar la relación que tienes con tus hijos.

Con información de Ser Padres y El Mundo.

No te pierdas el mejor contenido de Viviendo en Casa en YouTube.

Escrito por
Belem Capetillo

Relacionadas