Padres e hijos

¿Cómo afectan los padres infieles a sus hijos? 8 Terribles consecuencias

Cuando una relación se hace insostenible lo principal es que si hay hijos de por...

Alejandra Chavarria

consecuencias en los hijos de tener padres infieles
Foto: Unsplash

Cuando una relación se hace insostenible lo principal es que si hay hijos de por medio se les ponga al margen de las peleas, problemas y factores que puedan dañarlos; pues, de acuerdo con los expertos, es posible saber cómo afectan los padres infieles a sus hijos a través del comportamiento de los menores.

Dentro de los consejos para padres que experimentan esta situación hay algunas bases para saber en qué momento es necesario cambiar la rutina o los comportamientos preexistentes para evitar que los menores crezcan con un trauma o carencias en su salud emocional.

Los padres infieles pueden estar en primera instancia buscando un beneficio personal que poco ayuda al desarrollo de los niños; principalmente cuando estos se encuentran en la primera etapa de crecimiento, e incluso como adolescentes pueden enfrentar condiciones negativas relacionadas con las consecuencias emocionales.

Por otra parte, las habilidades sociales de los pequeños también se pueden ver afectadas cuando los pequeños descubren que en su círculo familiar hay una infidelidad. Debido a ello, se necesita que los padres se sinceren con sus hijos y busquen mantener una comunicación sana y afectuosa en todo momento.

Así es como los hijos responden al descubrir una infidelidad en la familia

“Los niños descendientes de padres infieles, cuando crecen, no piensan únicamente que sus padres fueron deshonestos con sus parejas, sino también con ellos mismos. Ello suele dar lugar a problemas de autoestima, comportamiento asocial o diversas conductas derivadas de la sensación de abandono por parte de su padre”, explica la investigadora Kate Figes.

En la primera etapa de desarrollo -menores de 5 años- los niños con padres infieles pueden percibir una falta de atención destinada hacia ellos, por lo que se pueden volver mucho más demandantes y hasta dependientes. Además de ello, puede afectar su nivel de ansiedad. 

A esta edad, los pequeños podrían desarrollar inseguridades, pero también temor al abandono e incertidumbre. De no ser tratado de forma responsable, el niño podría tener vínculos problemáticos en la edad adulta.

En el caso de los pequeños de 5 a 10 años pueden experimentar culpabilidad, los menores consideran que su presencia es la causante de estas infidelidades. Aumentan las pesadillas y ya que son más conscientes, temen que ocurra una separación entre sus padres.

Muchas veces se cree que los niños no descubrirán una infidelidad, sin embargo, ellos son muy receptivos y comprenden más de lo que los padres creen. En la adolescencia y adultez podría presentarse una cuestión de extremos en la que duden de sus propios conceptos morales.

Algunos castigarán y condenarán la infidelidad, la considerarán como un hecho reprobable. Otros, quizá, podrían volverse incluso cómplices y hasta repetir este patrón por la disociación que experimentaron al descubrir la infidelidad de los padres.

¿De qué forma les afecta directamente?

  1. Sentirán resentimiento hacia el padre que cometió la infidelidad, en algunos casos se convierte en rencor
  2. Hay cambios de humor constantes en los hijos, no saben como canalizar su enojo y frustraciones
  3. Pueden percibir las carencias monetarias en casa ya que el padre infiel destina sus ingresos a la otra pareja
  4. Hay una falta de atención en temas escolares, por lo que los niños pueden volverse irresponsables y hasta violentos por esta falta de apoyo
  5. Podrían comenzar a decir mentiras, pues ellos solo imitan lo que aprenden
  6. Temen el abandono debido a que notan cómo cada vez más hay una distancia entre los miembros de la familia

 

 

Con información de Psicólogo Integral

***