Padres e hijos

5 cosas que tu hijo aprende cada vez que le das nalgadas para “corregirlo”

Aunque siempre puede haber diferentes estilos de crianza, es un hecho que la violencia nunca...

Belem Capetillo

hijo aprende das nalgadas
Podrías estar haciéndole mucho daño | Foto: Freepik y Pinterest

Aunque siempre puede haber diferentes estilos de crianza, es un hecho que la violencia nunca es el camino para educar. Por eso queremos compartirte las 5 cosas que tu hijo aprende cada vez que le das nalgadas para “corregirlo” y que probablemente no sabías.

“Más vale una nalgada a tiempo, que un delincuente en la cárcel” afirma una frase popular, sin embargo, es solo una forma de infundir miedo que nunca traerá consigo buenos resultados. La represión física tiene implicaciones en el desarrollo de tus hijos.

Aunque pareciera una práctica desterrada, hace apenas unos meses que una escuela en Missouri, Estados Unidos, llamó la atención del mundo entero por permitir el castigo a los niños con una “paleta de nalgadas”. ¿Lo peor? Muchos padres estaban de acuerdo. Por eso es que urge hablar acerca de los peligros de dar nalgadas a los niños.

peligros dar nalgadas

Entenderá que la violencia es el único camino | Foto: Freepik

Cosas que tu hijo aprende cada vez que le das nalgadas para “corregirlo”

Hay quienes piensan que una nalgada es una forma de educación y no de maltrato, pero tendremos que desmentirlo y con evidencia científica: un estudio de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, reveló que las nalgadas propician depresión y hasta suicidio. Hay otras formas de disciplinar a un niño que nada tienen que ver con el castigo físico.

El problema con las nalgadas reside en que están tan normalizadas que ni siquiera se consideran como una forma de violencia (lo son). Así que pongámosle un alto a esta manera de “educar” y dejemos en claro las cosas que tu hijo aprende cada vez que le das nalgadas para “corregirlo”:

consecuencias nalgadas

Aprende a tener miedo | Foto: Freepik

Ahora que sabes las cosas que tu hijo aprende cada vez que le das nalgadas para “corregirlo”, ¿crees que vale la pena seguir haciéndolo?

***

No te pierdas el mejor contenido de Viviendo en Casa en YouTube.