¿Estás triste? Empresa pone en renta a hombres guapos para que te apapachen

Leilani Díaz
empresa-renta-hombres-guapos-17-de-junio-2020

En ocasiones, cuando estoy triste solo necesito que alguien me abrace y me reconforte… sobretodo si se trata de un chico guapo (¿a quién no, verdad?). Desafortunadamente no siempre hay alguien que esté dispuesto a poner su hombro para consolarte; por eso, esta empresa hizo realidad el deseo de muchas mujeres en el mundo y puso en renta a un grupo de hombres guapos que sí lo harán con todo el gusto.

Ikemeso (“apuesto hombre que llora” en japonés) es una empresa que se dedica a la renta de hombres  profesionales en el arte de llorar. La idea, está inspirada en un estilo de terapia oriental llamada rui-katsu o “búsqueda de lágrimas”.

Dicha terapia busca ayudar a las personas a liberarse de los sentimientos negativos llorando y haciendo catarsis para sacarlos.

ikemeso-renta-hombres-guapos-17-de-junio-2020

Ikemeso

Esta empresa japonesa surgió con la idea de ayudar a personas que quieren llorar en la oficina y no pueden, simplemente porque no está bien visto hacerlo en el lugar de trabajo. Sin embargo se fue haciendo cada vez más popular, hasta llegar al punto en que el servicio ya se puede contratar desde casa.

El “servicio” puede ser presencial o en línea; en el primero un grupo de hombres guapos familiarizados con el efecto de llorar y su mecanismo, van hasta tu casa para abrazarte. El segundo es a través de una videollamada. En ambas modalidades los hombres te muestran videos tristes para inducir el llanto y posteriormente consolarte.

Todo el proceso podría durar hasta una semana con solo derramar una lágrima.

Las sesiones tienen un costo aproximado de 5,670 yenes por sesión. E incluyen que les acaricies dulcemente las mejillas o que coloquen los brazos en tu espalda.

Sin embargo, si deseas “un poquito más” tengo una mala noticia para ti porque en esta empresa no podrás encontrarlo, ya que solo se les permite hacer aquello para lo que fueron capacitados: consolarte.

 

Escrito por
Leilani Díaz