Cómo hacer tus propias macetas con cemento paso a paso

Belem Capetillo

Tener el hogar de tus sueños es mucho más fácil de lo que parece. La clave está en invertir tiempo y no precisamente dinero, con una buena dosis de creatividad todo es posible. Te contamos cómo hacer tus propias macetas con cemento.

Son ideales para cualquier tipo de plantas: desde un helecho hasta suculentas y cactus. Y, además de añadir personalidad a tu jardín, no se dañan con el sol ni la lluvia y soportan plantas de gran tamaño.

También, las macetas de cemento facilitan el drenaje del agua y, por lo tanto, el cuidado de cada una de tus plantitas. Puedes hacerla con la forma y el tamaño que más te guste y, por supuesto, combinarlas con tu estilo de decoración.

Van perfecto con todo tipo de suculentas | Foto: Pexels

¿Cómo hacer tus propias macetas con cemento? 

Si recientemente terminaron las obras de alguna pequeña reforma en casa, utiliza el cemento que te sobró para construir esos maceteros para tus plantas de interior.  Ahora sí, pongamos manos a la obra.

Este es el paso a paso para hacer tus propias macetas de cemento.

Lo que necesitas:

  • 2 contenedores de plástico que tengan la misma forma, uno más grande que el otro
  • Aceite antiadherente en aerosol
  • Guantes
  • Cemento
  • Una hoja grande de plástico
  • Tubo de PVC de 2.50 centímetros
  • Espátula

El recipiente le dará la forma, usa y reúsa los de plástico | Foto: Pexels

Procedimiento:

  • Primero, cubre con aceite antiadherente el exterior del contenedor más pequeño y el interior del más grande. Además, corta de 2 a 4 trozos de tubería de PVC.
  • Ahora, mezcla 3 partes de arena por una de cemento y ve añadiendo el agua poco a poco. Vierte la pasta en el contenedor grande y coloca también los tubos que harán los agujeros para el drenaje del agua. A continuación, coloca el recipiente pequeño aplicando presión.

Las macetas de cemento tienen muy buen drenaje | Foto: Pexels

  • Agrega más cemento entre el contenedor grande y el pequeño. Deja reposar por 24 horas y, pasado este tiempo, pulveriza con agua y retira el contenedor pequeño.
  • Finalmente y para retirar el contenedor grande, hay que cubrir la maceta con plástico grande, humedecerla y dejarla reposar otros 7 días. Coloca la maceta bocabajo, dale golpecitos al recipiente y retira.

Tus macetas ya están listas. Ahora, igual que las macetas de barro, puedes pintar a tu gusto. Es importante impermeabilizar, lijar y, solo entonces, usar pintura acrílica o esmalte para darle color.

Un hogar con macetas repleto de todo tipos de plantas hará una gran diferencia.

***

No te pierdas el mejor contenido de Viviendo en Casa en YouTube.

Escrito por
Belem Capetillo

Relacionadas