¿Por qué tu planta lengua de suegra tiene las hojas caídas o dobladas y cómo solucionarlo?

Pamela Rodríguez Ordaz

La lengua de suegra, sansevieria o dracaena, es una planta muy fácil de cultivar que se adapta perfectamente a los cambios de temperaturas, además, sus brillantes y decorativas hojas la hacen muy distintiva y perfecta para adornar cualquier espacio de tu casa, pero a veces, a pesar de ser tan noble, tu plantita no luce como debería, por ello hoy te diremos por qué tu planta lengua de suegra tiene las hojas caídas o dobladas y cómo solucionarlo.

Esta especie purifica el aire en el interior de la casa, es resistente a las plagas y es ideal para los principiantes de la jardinería, pero a veces sus hojas se pueden debilitar y ver “tristes” torcidas y hasta arrugadas, pero eso tiene una solución muy sencilla.

Presta atención a las necesidades de riego de tu planta lengua de suegra | Fuente: Pexels

¿Por qué tu planta lengua de suegra tiene las hojas caídas o dobladas?

La mayoría de plantas que presentan estos síntomas de hojas caídas es porque reciben demasiada agua, pero en el caso de la lengua de suegra no es así, si las hojas tienen una apariencia arrugada o se doblan, es una señal de que no está recibiendo suficiente agua.

Otra de las razones por las que podría verse así y que no tiene que ver con el riego, es porque sus raíces están enredadas, solo debes sacar a tu planta de la maceta y podar las raíces dañadas, de esta manera podrá llegar al agua que tanto necesita.

La lengua de suegra se debe regar cuando el sustrato esté completamente seco, por lo que deberás aumentar la dosis de agua en las temporadas de calor e irla bajando en otoño e invierno.

Ponle suficiente agua, aunque no dejes que se encharque.

Puede adaptarse al sol y a la sombra | Foto: Instagram @dartesano

Otros cuidados de la lengua de suegra

  • Se adaptan muy bien a su entorno, pero prefieren recibir mucha luz para crecer bien
  • Evita corrientes fuertes de aire
  • Pueden soportar temperaturas entre los 15°C y los 25°C
  • Regarla en exceso puede provocar que se pudra desde la raíz
  • No le gustan los ambientes húmedos, considera a tu lengua de suegra como una suculenta
  • Si necesitas trasplantarla lo mejor será hacerlo cuando comienza la primavera
  • Procura no tocar las puntas de las hojas

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

 

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas