Los claveles son comestibles: ¿Cómo consumirlos y cuál es su sabor?

Pamela Rodríguez Ordaz

Las plantas y las flores son hermosas, llenan nuestra vida de felicidad, alegría, armonía e iluminan cualquier día y cualquier espacio, pero toda su magia también puede ser transportada a la cocina, pues hay florecitas que, además de verse lindísimas, también las puedes poner en tus recetas, este es el caso de los claveles, los cuales son comestibles, por eso hoy te contamos cómo consumirlos y cuál es su sabor.

En la gastronomía mexicana hay cerca de 100 flores comestibles y los claveles son parte de las cultivadas en nuestro país, así que además de adornar y ser regaladas en ocasiones especiales, también las puedes degustar en algunos platillos.

También cabe aclarar que existe una gran variedad de claveles y no todos tienen el mismo sabor ni se emplean para los mismos platillos.

Recuerda lavarlos bien antes de consumirlos | Fuente: Pexels

Los claveles son comestibles: ¿Cuál es su sabor?

  • Algunos describen el sabor de los claveles como picante y especiado.
  • El clavel de los poetas tiene un sabor un poco más dulce que va muy bien con postres, frutas y ensaladas.
  • El clavel chino tiene un sabor que recuerda al clavo y a la pimienta, puede ir perfecto con ensaladas, como guarnición, en galletas o en mantequillas.

Entre los platillos más populares donde se incluyen pétalos de claveles comestibles están:

  • Pétalos confitados para pasteles
  • Salsa para complementar la carne de cordero
  • Jarabe con azúcar para acompañar helados
  • Cama hecha a base de pétalos para decorar y servir cocteles
  • Queso de pasta dura
  • En ensaladas
  • Como complemento en mantequillas
  • Como especia en galletas y tartas

¿Cómo consumirlos?

Si vas a cultivar y consumir flores comestibles tienes que leer estos consejos:

  • Córtalas por la mañana, antes de que el sol pegue con intensidad
  • Elige las que se vean y huelan mejor
  • Elimina los tallos, pistilos y la base blanca de los pétalos que suele aportar un sabor amargo
  • Lávalas muy bien con agua fría y sécalas con toallas de papel o cuélgalas boca abajo
  • Recoge solo las que vayas a usar y si necesitas reservarlas mételas al refrigerador

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas