Las plantas aromáticas más fáciles de cuidar para tener en tu hogar

Pamela Rodríguez Ordaz

Tener plantas aromáticas en tu hogar es una idea increíble, no sólo perfuman naturalmente nuestro hogar, algunas de ellas también ahuyentan plagas o combatir males como el dolor de cabeza, de estómago o problemas respiratorios, pero si eres un principiante de la jardinería que no se quiere perder de esta increíble experiencia, hoy te diremos cuáles son las plantas aromáticas más fáciles de cuidar para tener en tu hogar.

Podrías creer que las hierbas aromáticas crecen prácticamente sin ningún cuidado, pero no es así, cada una es diferente y tiene diferente requerimiento de agua, luz y hasta temperatura.

Quizá hayas visto muchas de estas plantitas en estado salvaje y hayas pensando “bueno, solo debo ponerlas en mi jardín y la naturaleza hará el resto”, y no, no es así siempre (aunque hay gente con mucha suerte a la que sí le sucede esto), así que sigue leyendo para que tus plantas aromáticas estén más grandes y sanas que las de la vecina.

Las plantas aromáticas más fáciles de cuidar para tener en tu hogar

Menta

Ahuyenta insectos indeseados, ayuda con el mal aliento, los problemas respiratorios y es increíble en la gastronomía.

Necesitan mucha exposición al sol, riego abundante y regular, pero no debes dejar que se encharque el agua, además puedes brindarle sustrato tipo turba. Puedes reproducirla tanto en tierra como en agua. 

La menta ahuyenta insectos y aromatiza tu hogar | Fuente: Freepik

Lavanda

Además de tener un aroma delicioso y relajante, sus espigas con flores son preciosas y atraen a insectos buenos como las abejas. Es una planta noble y resistente que se adapta bien a cualquier terreno, aunque también puede vivir en una maceta.

Requiere mucha luz solar, si no la vas a tener plantada en el jardín, colócala en una maceta grande con un buen sistema de drenaje y riégala solo una vez cada semana o cada 10 días.

La lavanda tiene uno de los olores más populares en la limpieza del hogar | Fuente: Pexels

Perejil 

Puedes tenerlo dentro de la casa, ya que soporta la semisombra, pero si quieres brindarle todo el amor que se merece colócalo en un lugar soleado y manten su tierra húmeda pero sin encharcar. Rocía un poco de agua sobre sus hojas para que se mantengan siempre sanas y verdes. Si una ramita se llega a hacer fea, córtala.

El perejil es muy bueno en la cocina y para la salud | Fuente: Pexels

Cilantro

Es parecido en aspecto y en cuidado al perejil. Necesita un sustrato ligero, como el de los cactus y un lugar soleado para crecer fuerte. Al igual que con el perejil, mantén su tierra húmeda pero sin encharcarse y rocía con agua sus hojas para que no se sequen.

El cilantro es muy parecido al perejil en forma y cuidados | Fuente: Pexels

Romero

Esta es la planta aromática más fácil de cuidar de todas, la puedes tener en la tierra o en una maceta, pero siempre en un lugar soleado. Riega tu romero solo cuando esté seco y protégelo del frío, pues le gusta el sol y el calorcito.

El romero puedes aprovecharlo tanto en la cocina como por su aroma | Fuente: Unsplash

Albahaca

La albahaca es probablemente la más difícil de cuidar de esta lista, pero no demasiado. Esta planta tiene muchos usos en la gastronomía, es deliciosa y repele a moscas y mosquitos. El mejor momento para cultivar albahaca es a finales de invierno e inicios de primavera, colócala en un lugar donde no le lleguen corrientes fuertes de aire y no haya una temperatura menos a los 15°C, su tierra debe estar siempre húmeda y puedes ponerla en la semisombra. En tu cocina recibiendo el sol, pero no directo, será una buena opción.

La albahaca es medicinal, aromática y perfecta para cocinar | Fuente: Unsplash

***

Visita nuestras redes sociales, encuéntranos en Facebook e Instagram.

Te recomendamos:

 

Escrito por
Pamela Rodríguez Ordaz

Relacionadas